Déjame te pregunto

¿Una vez al mes el naranja será el color de nuestro Estado?

Fue por allá del 2008, a petición de la Organización de las Naciones Unidas, para ser exacto por su Secretario General, que se instauró a nivel mundial una campaña para la No violencia contra las mujeres y las niñas en todo nuestro planeta, se llama UNETE y su aspiración es mover a los países de todo el mundo para prevenir, evitar y eliminar todo acto de violencia contra la mujer.

En el 2013 se tomo al 25 de noviembre como el “día naranja”, dando seguimiento a esta campaña mundial, y a partir de ahí se pidió que como muestra de solidaridad se portara algo de ese color en la vestimenta. El tiempo paso, este día se afianzó y a partir del año pasado se invitó a que no fuera solo una vez al año, si no que de manera sistemática ese día en particular de cada mes se recuerde esta iniciativa.

Por acá no nos quedamos atrás y este 25 de mes, el Gobierno del Estado y algunas otras dependencias Estatales, tiraron la casa por la ventana para hacer de este día algo que escuchar.

Curioso porque no solo fue en Hidalgo, este hecho se repitió en los gobiernos estatales de casi todo México, quiero pensar que fue por iniciativa propia y no por una directriz emanada allá en los Pinos, sería ser muy mal pensado, la cosa es que todo mundo le entró a pintarse de naranja.

Acá en nuestra capital hubo desde conferencias, concursos, pláticas, reuniones, inauguraciones, cortadas de listón, globos y “harta” gente enfundada en playeras de color naranja, y la intención al parecer es entrarle en serio a este asunto y repetirlo mes con mes en la misma fecha; solo espero que más adelante ya sea cada uno el responsable de vestirse en ese tono, en caso contrario va a resultar que la inversión que haga el Estado en ropa naranja resulte más cara que los programas para la prevención de este tipo de violencia.

La realidad aún es muy cruda, lamentablemente los roles y estereotipos tradicionales presentan un lastre muy grande para evitar la violencia femenina, Hidalgo al ser aún un Estado rural, los usos y costumbres arraigados en sus diferentes zonas, presentan realidades penosas.

Las mujeres casadas o que viven unidas, reportan un 42% de violencia por parte de su pareja a lo largo de su relación, siendo la más común la de tipo emocional, siguiéndole la económica, la física y finalmente la sexual.

En escuelas, las mujeres de 15 años o más son un 70% las que dicen que han vivido alguna clase de maltrato emocional por sus compañeros, profesores o incluso autoridades educativas, y algo así como el 45% dice que fueron víctimas de agresiones de carácter físico o sexual.

En nuestros días, la mujer aún no se atreve a denunciar, prefiere quedarse callada, agacharse y dejar que las cosas pasen, esa actitud hoy debe de cambiar, no puede seguir así, en esta segunda década del nuevo milenio debe estar informada acerca de todos sus derechos; ellas al igual que todos nosotros debemos concientizarnos sobre la necesidad de actuar, denunciar, cambiar, detener y erradicar la violencia contra toda mujer sin importar su edad.

Le digo que para ayudar a solucionar este problema, Hidalgo desde el 2002 instauró el 075 Mujer como la línea oficial para reportar abusos, contra las féminas, la cual y de acuerdo a números, ha resultado una herramienta eficaz, es atendida por personal especializado, son mujeres y se puede marcar sin necesidad de saldo en su celular o de tarjeta en teléfono público. Lo interesante de esta línea es que tiene cobertura en todo el Estado, de esta forma las mujeres no tienen que invertir dinero en acudir a la Capital para recibir asesoría o ser atendidas.

Y a pesar de que lleva años este servicio aún es desconocido para una parte de la población, sobre todo en adolescentes y jóvenes, de ahí que el gobierno necesita involucrarse más en la tarea promoción de este número, no olvidemos los altos índices de violencia que hay en el noviazgo y el tan de moda bullying escolar.

Así que esta iniciativa naranja en lo particular la celebro de sobremanera, es necesaria una mayor difusión del tema para que las mujeres puedan reconocer su situación y se atrevan a buscar ayuda, ojalá que en verdad se cumpla que un día al mes, veamos gente con prendas de color naranja, se organicen eventos, foros y pláticas en cada uno de los municipios de Hidalgo no solo por parte del gobierno sino también por parte de la sociedad civil, universidades y medios de comunicación como este, ya que así y de a poco las cosas comenzarán a cambiar.

Los ritos y costumbres son los que hacen que la gente se integré en sociedad y forme parte de una comunidad, el día naranja, es una forma de recordarnos que estamos en lucha constante (aunque suene contradictorio), contra la violencia que ocurre en las mujeres, mujeres que a usted y a mí, nos cargaron en su vientre, nos criaron y nos educaron.

No me puedo despedir sin comentar la salida del buen Jesús Murillo como titular de la Procu, era algo que desde hace meses se veía venir. Lo curioso es que cambia a otra Secretaría Federal, así sin más, puro “súper secretario” caray.

Que pase un excelente fin.

dacc_cardenas@yahoo.com.mx