Déjame te pregunto

¿Para nuestro Estado hay verdades que duelen?

Hace poco vía electrónica compartía con algunos amigos de años ya, el porqué me había venido a vivir a Hidalgo (estoy próximo a cumplir 20 años en estas tierras), mi respuesta fue clara, la Ciudad de México ya no era para mí y Pachuca representaba la típica provincia, ciudad pequeña, tranquila, baja en población y lo mejor de todo, (que lo sigue siendo), su gran cercanía a la capital del país.

Sin embargo como todo ciudadano de cualquier país, al paso del tiempo el deseo de progreso y crecimiento del lugar donde uno vive es siempre anhelado, si no es que hasta necesario.

En este tiempo si usted me lo pregunta querido lector, yo si he visto crecimiento, si he visto desarrollo, si he visto mejora en las oportunidades de la gente, si he visto modernidad, sin embargo, la verdad aunque duela es que lo que he visto a sido lento, muy lento, casi anquilosado, sobre todo si comparamos a esta entidad con sus vecinas, léase, Puebla, Estado de México San Luis Potosí y el sorprendente Querétaro, caray hasta Tlaxcala parece estar floreciendo más que Hidalgo, esto último se que no es cierto pero da la impresión.

Hidalgo sigue luchando por crecer, por dar un salto que lo coloque a la altura de las circunstancias, los 12 años anteriores donde a nivel federal el gobierno panista privilegió a Estados de su extirpe (panistas también), era entendible que nuestra entidad muerta para ellos estuviera, pero mucha expectativa se genero cuando EPN tomo el poder y se llevo al mismísimo Chong a sus huestes, yo mismo en este periódico dije que la bonanza para Hidalgo estaba asegurada.

Hoy a la distancia sigo en la espera, porque esa abundancia aún no se ve por ningún lado, Francisco y su equipo han buscado de alguna u otra manera traer inversión a esta tierra prometida, sus resultados han sido hasta hoy no los esperados.

Es sabido que muchos proyectos son mas “políticos” que  otra cosa, como ejemplos palpables tenemos el caso de la refinería y el aeropuerto, en donde todos los estudios realizados arrojaron que Hidalgo tenía las mejores tierras y logística para desarrollarlos, finalmente no fue así, ya hasta Paquito comenzó a decir que “¿para qué queremos el Aeropuerto?” si tenemos el de la Ciudad de México “bien cerquita”, que mejor usemos ese.

Ya  hasta hablo de hacer un parque de diversiones que hará morirse de envidia a Six Flags y hasta Disneylandia de lo bonito que podría quedar, bueno, aclaro que apenas se está viendo, que solo es un posible proyecto.

No sé usted, pero a mí todo esto me deja claro que es política pura, y que solo los de Plaza Juárez y la gente de Bucareli en el DF sabrán por qué.

Lo que si le aplaudo a Olvera (porque sé que si por él fuera estos proyectos serían una realidad), es decirnos que su obligación siempre será seguir buscando proyectos de alto impacto que beneficien a la región, nada más le recuerdo desde estas líneas que la vocación lo es todo, y primero habrá que determinar muy bien a donde queremos pegarle, si no, estaremos dando palos de ciego.

Y de la parte de iniciativa privada mejor ni hablamos, ahí también varios han sido los intentos por potencializar el Estado sin mucho resultados, el caso reciente de la BMW es un vivo ejemplo.

Debemos entender que las decisiones de una empresa para colocarse en una entidad, va más allá del ahorro que tenga, del terreno que le regalen o de las consideraciones que el gobierno local le dé, tiene que ver mucho con el nivel educativo de su sociedad, es decir, del capital humano con el que cuente.

Hoy Hidalgo a pesar de su enorme cantidad de universidades públicas y privadas, no ofrece mano ni mente de obra calificada, y aquí sí reconozco el éxito de gestión de Olvera, porque la multicitada Ciudad del Conocimiento, vendrá a mejorar el nivel, pero no será de la noche a la mañana, habrá que esperar.

Hidalgo aunque no nos guste decirlo, hoy aún no es competitivo ni atractivo para las grandes empresas, debido en gran medida a un mal trabajo gubernamental del pasado, pero que con enorme esfuerzo hoy busca reivindicarse y dejar sentadas las bases para que esta historia empiece a cambiar.

Que pase un excelente fin.

 

dacc_cardenas@yahoo.com.mx