Déjame te pregunto

¿Andamos haciendo “política de rancho”?


La semana que termina ha dejado buenas reflexiones de cómo las cosas por acá están, a pesar de ser según nuestras administraciones pasadas, una ciudad desarrollada, incluyente y de las mejores del país, tal parece que lo que seguimos viendo de aquellos que nos dirigen, es política de "antaño", de la vieja guardia, del antiguo sistema, de "medio pelo" pues.

No es fatalismo créame, alabo el deseo de detener los "moches" y corrupción de sexenios pasados, de quitar notarias a notarios que no son notarios, de recortar a aquellos funcionarios que solo cobran sin hacer nada, a gastar solo lo necesario en cada oficina estatal, a crear el primer sistema estatal anti corrupción que, aunque sigue en el tintero lleva buen camino, a saber por qué se dieron en el último tirón de la administración pasada, mil concesiones de taxis a "cercanos" de Paco Olvera, todo a petición de Don Omar, actual Gobernador de Hidalgo.

Alabo también que la Presidencia Municipal de Pachuca le haya revirado a la CANACO cuando esta le recrimino por los supuestos incrementos exagerados al trámite de renovación de las licencias de sus agremiados, desagarrándose las vestiduras, criticando al municipio dando a entender que andan haciendo las cosas mal por tratarse de un partido distinto al de siempre. Ni tardos ni perezosos los de la Dirección General de Reglamentos y Espectáculos del ayuntamiento, comandados por Leonardo Escudero les reviraron diciéndoles que eran ellos los que no conocían la ley hacendaria de los municipios, y que simplemente estaban haciéndola cumplir.

Además de que mostraron su "extrañamiento" de por qué varios comercios no pagan lo que deberían pagar, mencionado que fue con Eleazar García (si recuerda este nombre ¿verdad?) que consiguieron esas prebendas tan "especiales" y que no sabían por qué se las habían dado, y si es que esta esta Cámara de comercio lo sabía, por qué no dijo nada; y qué con ellos en esta nueva administración, "nieves de limón" de seguir aceptando esto y que van a tener que pagar lo que por ley se indica.

Le aseguro que la CANACO se va a lavar las manos al más estilo de Capulina contestándoles que: "No lo sé, a lo mejor, quizá, puede ser".

Estas son acciones loables que hablan de un cambio verdadero, pero junto con estas, también se siguen presentando sucesos de los más reprochables y que cuando pasan, solo dejan ver que aún falta mucho para hablar de equidad y verdadera democracia en estas tierras.

Si no, cómo me explica que nuestra Presidenta Municipal sabiendo que aún hay falta de servicios de pavimentación de calles, re bacheo, agua potable y alumbrado público en muchas de las colonias de Pachuca, decida pintar de Azul PAN uno de los quioscos emblemáticos del Centro de la Ciudad Capital, ya sé que me va a contestar que no es ilegal ni antirreglamentario y que pueden hacerlo si quieren, pero no deja de ser un exceso, pintar un espacio público para mantenerlo estético es lo correcto pero de plano: ¿azul? Es necedad de mostrar lo que ya todos sabemos, que ellos ganaron, y también sé que me dirá que cinco galones de pintura no se comparan a la inversión de pavimentar, insisto es el hecho y la intención lo que se critica, no el costo.

Por otro lado, no sé si tomar con sorna o con tristeza esas dos letras "F" que encierran a la "H" de Hidalgo en el nuevo logo del gobierno del Estado con esa frase de "Creciendo Contigo". Más obvio no puede estar, como dando a entender que: "Aquí está su mero salvador, no se me preocupen que yo los voy a cuidar".

O la de plano pésima decisión de poner a Fátima Baños al frente de la Dirección General del Instituto Hidalguense del Deporte, no por capacidad que creo que la tiene, sino porque se trata de la hija de Eduardo Baños, actual Secretario de Turismo, padre e hija comandando parte de Hidalgo ¿Se entiende la ironía verdad?

Y por último y no por ello menos grave, el deseo de sentirse "nuevo influyente" de muchos de los nuevos políticos de la administración de Omar Fayad, los cuales ya ostentan tremendas camionetas y "guarros", perdón, quise decir: "escoltas de seguridad" para proteger su integridad, no vaya a ser que los secuestren o les hagan algo, en este lugar que el mismo gobierno se jacta de decir que es de los más seguros.

Las escoltas de seguridad es un servicio que se brinda a personas influyentes, con peso y que toman decisiones que afectan de manera significativa la vida de los demás, y en algunos casos son necesarias, pero en otros no tienen sentido alguno y más aún cuando son excesivas, de buena fuente sé que hoy en día son varios Secretarios y Secretarias de Estado, que ahora mandan hasta a sus hijos e hijas en camionetas blindadas y con guardias armados, a la escuela, a sus clases de estimulación temprana, natación, karate o futbol, no vaya siendo que los que antes eran sus amigos ahora los vean con "harta" envidia y les quieran hacer algo.

Así las cosas, y mientras esto no cambie, seguiremos viviendo en un lugar donde tener un poco de poder hará sentir a varios como verdaderos Dioses del Olimpo. Que pase un excelente fin.

dacc_cardenas@yahoo.com.mx