Déjame te pregunto

¿Y será esta una noche buena?

Este día es sin lugar a dudas la celebración más importante que el mundo cristiano tiene a lo largo del planeta, por la noche de este sábado y en los primeros minutos de mañana domingo, para millones de creyentes, nace el hijo de Dios, al que llamamos Jesucristo.

Hoy 24 de diciembre termina la última posada, y se llevará a cabo la cena de noche buena, con lo que se celebra propiamente la Navidad y quitando ese halo religioso, suele ser el momento en donde las familias se reúnen para festejar con aquellos a los que quieren, y de igual modo resulta ser uno de los más grandes empujes que la economía tiene, como sabe vivimos en una sociedad netamente consumista, baste ver las calles de Pachuca en la semana que termina, las tiendas, las plazas, todo se encuentra abarrotado de gente, comprando y comprando,  con el afán de mostrar “afecto” a aquellos a los que se les regala algo.

Pese a la crítica de los de siempre, y me refiero al comerciante “marchantero” que es el que dice que cada año siempre le va mal, que ya la gente no gasta como antes, y varias letanías más, verá usted que ya con la calma que viene después de esta celebración, veremos que las ventas como es costumbre se habrán incrementado considerablemente en casi todas las áreas, la gente habrá comprado regalos, decorado sus casas y carros, las grandes cadenas comerciales porque y repito, no puedo decir lo mismo de los pequeños comerciantes, habrán aprovechado para vendernos cuanto articulo hayan querido y al precio que se les haya antojado, y es que con aguinaldo en mano cualquiera puede llegar a perder la cabeza y comprar de manera innecesaria.

Así que tenga por cierto que, en las siguientes horas, habrá aún compras de pánico, preparación de la cena y decoración del árbol de navidad. No piense que soy un “grinch” lector querido (muy por el contrario), creo que la reflexión, la armonía, la calma y los nuevos propósitos deberían ser los ingredientes que acompañen a la Navidad y nos preparen para recibir al año que está por llegar.

Reflexiones que nos lleven a espacios de crítica y análisis, para preguntarnos en donde esta Hidalgo, cómo va después de 100 días de este nuevo gobierno, cómo se van dando las cosas y qué podremos esperar en este 2017 venidero.

Navidad es sentirse en familia, debo confesarle que desde pequeño me ha gustado esta época del año, a pesar de que no soy una persona que se deja llevar por la mercadotecnia de las cosas, si no más bien por el gusto de valorar realmente lo que el día de hoy significa; cada religión tiene sus símbolos religiosos que conforman la razón de ser de sus creyentes, donde a final de cuentas su único soporte es la fe; y como la fe no se demuestra si no que se vive, estaría de más discutir si la creencia religiosa tiene sentido o no, se cree en algo o se cree en nada punto, no hay más.

Sin embargo, lo que no se puede poner en duda es que el 24 de diciembre es una fecha que pone de relieve un aspecto cultural para mucha gente, es una fecha que da sentido al año como un inicio y un término, que para muchos es también dar sentido a un parte de su vida en donde, junto con el año nuevo, se hacen propósitos para mejorar y tomar conciencia de cada uno de nuestros errores para no volverlos a repetir.

Sin ser romántico creo en verdad que la gente se vuelve más buena y humana en estos días, me lleva a pensar que en el día de hoy, las guerras suelen parar (a pesar de lo sanguinario que cierra nuestro año a lo largo del mundo), que las personas por un momento se permiten desear con el corazón el bienestar de toda la humanidad, aunque a las pocas horas se olvide para dar de nuevo cabida al dolor e injusticias de la vida, pero por una noche parecería que todo se detiene y existe la esperanza de que se puede cambiar.

La Navidad pues, habita en uno y en los demás, y dista mucho de ser una frase en televisión o un regalo muy caro, así que, sea usted creyente o no, dese un espacio esta noche para estar con los suyos y mostrar bondad para con los demás. Porque del odio, dolor y muerte ya tenemos bastante, con afecto le mando a usted lector mío, un gran abrazo.

Que pase una muy feliz Navidad.

dacc_cardenas@yahoo.com.mx