Déjame te pregunto

¿No es lo homosexual, sino lo mentiroso?

Una semana completa hablando del primer debate en nuestro Estado, y cómo no hacerlo, si en su parte final resulto ser todo un “espectáculo” que será digno de recordar.

Propuestas como lo dije con anterioridad muy asistencialistas, llenas de contenido social para “asegurarle” al pueblo que ellos (los candidatos), cual grandes salvadores cuidarán de nosotros para que no nos falte, sustento, pan y techo.

 De lo poco rescatable del sábado pasado fueron las promesas que se nos hicieron para inclinar nuestro voto a uno u otro, desde dar pensiones a adultos mayores, hasta quitar la inversión millonaria del Tuzobús, pasando por el salario rosa para las señoras “re chambeadoras” en su casa, becas para quien levante la mano, y sueldos para quien quiera siempre y cuando estudie.

Aquello fue escuchar a un circo de merolicos que aseguraban tener la varita mágica para darle a Hidalgo el cambio que necesita, para mí fue pan de lo mismo, propuestas carentes de desarrollo, no escuche nada del manejo de la economía del Estado, no escuche nada de cómo sacarlo de la miseria donde está, no escuche tampoco nada de cómo impulsarán un verdadera estrategia para elevar la productividad de nuestras empresas, y así activar a la población para que sea ella misma quien gane dinero, y no que el gobierno en un “esfuerzo” populista nos saque de donde estamos, pero sin que implique un esfuerzo de nosotros.

Pobre y lleno de denostaciones, eso fue lo que se vio, sacando los mejores “trapitos al Sol” de cada contendiente, y aquí quien se voló la barda fue don Pancho Xavier cuando le dijo a Omar Fayad (lo cito textualmente): •”Respeto las preferencias sexuales y de religión de todo el mundo si tú eres homosexual o no, es un tema que voy a respetar toda la vida, el problema es mentir”.

Así de es ese nivel de comentarios estuvo plagada la noche. Y es cierto, el problema de nuestro mundo político no tiene que ver para nada con las preferencias sexuales de quienes nos quieren gobernar, tiene que ver totalmente con la credibilidad que nosotros les tenemos, nosotros, un pueblo cansado de que se le manipule, que se le mienta de manera sistemática y que sexenio con sexenio, las promesas hechas en campaña, pasen al olvido una vez conseguido el poder.

Por cierto le comento que el buen Omar no negó para nada el comentario hecho por Verganza, lo cual me resulta harto interesante.

A título personal ese comentario estuvo totalmente fuera de lugar, hoy en día comentar si uno es gay o no, y asumir que por esa preferencia se afecta el desempeño de alguien, es poco más que regresar a la época de la Edad Media.

Por eso celebro con gusto que Enrique Peña, más por populismo y movimiento político que por una verdadera convicción de cambio, haya hecho la propuesta de que los matrimonios en este nuestro país, se realicen sin discriminación por motivos de preferencia sexual, y también sin importar el origen étnico, de condición social, de discapacidad, de religión o género. En otras palabras, exigir a los que hacen las leyes que se plasme en la Constitución Política de México el matrimonio igualitario como un derecho humano.

Como siempre y de acuerdo a nuestra creencias, hubo quien lo celebró con grandes vítores, pero también muchos sectores de la sociedad se han desgarrado las vestiduras ante tan “aberrante” petición, que déjeme le digo no es otra cosa que poner en papel lo ya resulto por la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

El homosexualismo desde el origen de nuestro tiempos ha estado presente, no solo en el ser humano si no en cientos de demás especies, y todavía a la fecha sigue siendo un tema tabú en este país aún en su mayoría católico; Hidalgo no es la excepción, todavía es señalado con el dedo aquel o aquella “distinta” a la mayoría, aún se le discrimina y mucho menos no se le tiene la tolerancia para su libre expresión citadina.

Para nadie es ajeno saber que varios en nuestro Gobierno como en cualquier otro trabajo son homosexuales, pero insisto, eso no tiene en absoluto nada que ver con el desempeño y calidad moral de la persona, ojalá que de a poco entendamos y quitemos el velo de la necedad y la discriminación. 

Por cierto y hablando de lo que se debe y no debe de hacer, mañana Paquito Olvera “inaugurará”, perdón, quise decir que hará un “recorrido de supervisión” del recién terminado Distribuidor Vial del Río de las Avenidas.

Si va a estar el Gober, eso será un acto político punto, y yo me pregunto dónde quedo la supuesta veda electoral, porque lo de mañana (si es que ocurre), es más propagandístico que otra cosa.

Insisto, el problema no son las preferencias sexuales, son los engaños y mentiras que nos cuentan.

Que pase un excelente fin.

dacc_cardenas@yahoo.com.mx