Déjame te pregunto

¿En el día de la mujer solo tacones lejanos?

Hoy el día internacional de la mujer se celebra en todo el mundo, este 8 de marzo se conmemora de acuerdo a la historia, que más de 100 trabajadoras textiles en Estados Unidos murieron en un incendio, encerradas en la fábrica por su propio patrón, al exigir mejoras salariales, aunque se trata más de una leyenda urbana, es cierto que en este mes y en el país vecino del norte, por aquellos ayeres hubo marchas y huelgas de diferentes grupos de mujeres trabajadoras que buscaban mejores condiciones laborales.

A partir de 1975 la ONU adopta a este día como la celebración de ellas, en este año su frase es: “Igualdad para las mujeres: progreso para tod@s” (o como diríamos acá en México, para todas y para todos), y no es para menos esta oración, la estadística no miente, los gobiernos que tienen más mujeres dirigiendo, cuidan más a su sociedad, procuran temas de educación, protección a menores y salud; las empresas que contratan a mujeres para puestos clave crecen más y con mejores rendimientos; los países y los estados soberanos de esos países que tiene mayor equidad de género, crecen económicamente más que el promedio.

En fin, los datos son duros y sin sospecha, la equidad para la mujer es crecimiento para todos.

Y si lo anterior es cierto, ¿Por qué a pesar de todo, en muchos (pero muchos) lugares la historia es distinta? A pesar del terreno que año con año ha ido ganando el sexo femenino en la batalla de la no discriminación, hoy en día, en pleno siglo XXI, las mujeres siguen enfrentándose a nuevas y complejas dificultades y, en muchos aspectos, sus condiciones siguen siendo precarias.

Nuestro país (e Hidalgo) no son la excepción, todavía hay mucho por hacer; aquí cada día son asesinadas 6 mujeres en promedio, y la mitad de ellas por misoginia, el delito hace falta que sea efectivamente perseguido, castigado y erradicado.

En muchas partes de la República, la mujer apenas y tiene representación en sus gobiernos locales; aún mueren al dar a luz a sus hijos de manera diaria casi mil de ellas; continúan trabajando en puestos de menor responsabilidad y la brecha salarial entre ambos sexos todavía es significativa.

No quiero perder la perspectiva, sé que en muchas partes de nuestro país, la distancia entre el hombre y la mujer se ha ido reduciendo considerablemente, pero falta bastante por hacer, lo importante es que se siga en el camino en pro de la equidad entre hombres y mujeres, en el logro del respeto total de sus derechos humanos como ingredientes básicos para el desarrollo de nuestra sociedad.

La historia no miente, podemos comprobar que las mujeres y sus aportaciones en el ámbito del arte, de la literatura, de la ciencia, de la salud, del liderazgo, han sido preponderantes, siempre han estado ahí, ni atrás ni delante de ningún hombre, si no caminando por igual en su desarrollo.

Lo dije ya en columnas pasadas, hombre y mujer sí son distintos, pero deben estar equiparados tanto en la sociedad como en la política, la diferencia principal se reduce a las perspectivas sociales que les hemos atribuido a cada uno de ellos, y en nuestra cultura esas perspectivas son todavía muy diferenciadoras.

La relación entre el hombre y la mujer debe ser en equidad, porque a final de cuentas en la vida luchan juntos, buscan juntos, crecen juntos y mueren juntos. No podemos retroceder en lo ganado.

Y deben ser precisamente ellas las que en días como este, recuerden lo construido y honren la memoria de aquellas que en su afán de crecer, fueron vejadas o murieron en el camino.

No hacerlo es como recordar aquella película de Pedro Almodóvar, y simplemente escuchar como ruido de fondo sus tacones lejanos que solo hacen eco al caminar, así sin más.

La de hoy sin lugar a dudas es una jornada para reflexionar acerca de los avances logrados, reclamar más cambios y recordar la labor de  mujeres de a pie, que han jugado un papel fundamental en la historia de este nuestro México.

Así es que si usted vive con una de ellas, no desaproveche la ocasión para decirle todo lo que la admira, sea su esposa, su madre, su hija, eso es lo de menos, lo importante es valorarla por lo que es: una mujer.

Que pase un excelente fin. 

dacc_cardenas@yahoo.com.mx