Déjame te pregunto

¿Es bueno emprender en Hidalgo?

Reconozco que mi predicción de la semana pasada nomás no se cumplió, lo cual celebro de sobremanera, el caos no se presentó el lunes con el regreso a clases y el Tuzobús, las cosas en la semana marcharon bien, claro fue gratis para nosotros, aunque será a final de cuentas un gasto que el gobierno absorberá.

Lo bueno también es que lo que todos veíamos como obvio, el SITMAH al parecer ya también lo vio y muchas cosas de logística que estaban mal planteadas, han sido corregidas a lo largo de estos días; creo que no debió ser así, para eso un organismo de ese tamaño tuvo que prever muchas de estas contingencias, pero al menos ya quedaron solventadas.

Pero no quiero hablar por lo menos ahora de este sistema de transporte, quiero comentar sobre la Feria del Emprendimiento que se celebró en estos días, la primera por cierto de su tipo en nuestro Estado, y cuyo objetivo fue buscar fortalecer una cultura emprendedora entre los de por acá.

La organizó la CANACO SERVYTUR (Cámara Nacional del Comercio, Servicio y Turismo), para ser la primera fue un buen esfuerzo para generar vínculos entre los que tienen una idea de negocio, el gobierno, las instituciones educativas y las cámaras de comercio.

La idea a final de cuentas, fue para sembrar en aquellos que tienen ese interés de aventurarse como empresarios a que reamente lo hagan, a que se “avienten” a poner un negocio y así, además de generar empleos, mejorar de a poco el desarrollo económico de esta región que tanta falta le hace.

Los emprendedores generan empleo y riqueza, dos factores clave para contribuir al desarrollo del país. Pero en Hidalgo aún se enfrentan a uno de los mayores obstáculos: la falta de financiamiento.

Y no por que no haya dinero, sino porque aquel que quiere emprender, en muchos casos no conoce las posibilidades que ya existen para hacerse de recursos, no sabe, no investiga, no pregunta y su idea de negocio se queda solo en eso, en una idea que con el tiempo se muere.

El que emprende puede tener muchas excelentes ideas para formar un negocio, puede poseer muchas cualidades de gran empresario, empero, casi todos al principio suelen enfrentarse a miedos y dudas que podrían convertirse en sus peores obstáculos en el camino, la valentía y la disposición a correr ciertos riesgos debe ser fundamental, en especial para enfrentar los primeros pasos y atreverse a convertir su sueño en realidad.

En el caso de Hidalgo el crecimiento poblacional es el que de a poco ha provocado desarrollo, el incremento del número de habitantes ha potencializado que la gente decida emprender algo, hablo por supuesto del pequeño y mediano empresario, la inversión a gran escala es cosa de otro tema.

A lo que voy, cada vez son más los hidalguenses (y los que no lo son también), que deciden invertir su tiempo, su talento y su dinero en nuestras tierras, para que sus ideas se materialicen en productos y servicios. Como resultado, esta gente generan empleo y riqueza, dos factores clave para mejorar el lugar donde vivimos.

Quiero decirle que no es misión imposible emprender en este nuestro Estado, pero aún faltan las condiciones legales y de clima de negocios para que se creen más empresas que generen empleos y apuesten por la innovación, y a pesar de que muchos se quejan de falta de apoyo, repito lo dicho en líneas anteriores, si hay recursos federales, microcréditos, préstamos (inclusive a fondo perdido) y programas completos que brindan la posibilidad financiera para arrancar un proyecto.

El problema aquí es que muchas veces los emprendedores no saben buscar el dinero para financiar su proyecto, o piensan que no pueden encontrarlo, pero está ahí, y año con año son millones los que se regresan a la federación por no ser usados.

La columna de hoy no es para criticar la postura de un Gobierno, (cosa común en muchas personas), porque el esfuerzo está siendo hecho de su parte, aunque cierto es que se gastan recursos gubernamentales en apoyar a los que emprenden, y todavía no sabemos a ciencia cierta cuan efectivos son sus programas.

Pero el factor crítico es más bien un obstáculo mental, un miedo que lamentablemente espanta a muchos, provocando que los que intentan se queden en eso, solo el intento o peor aún, dejando a muchos viviendo con un deseo, que nunca llega a materializarse.

Así que yo veo con buenos ojos este tipo de ferias, estos esfuerzos y estas ganas de que estas tierras se vuelvan más competitivas, espero que de a poco entreguen buenos resultados con más y mejores empresas.

Que pase un excelente fin.

 

dacc_cardenas@yahoo.com.mx