Déjame te pregunto

¿El Tuzobús reprobado en su primer semana?

No podíamos desaprovechar el tema tan mentado de esta semana, el arranque y operación del Tuzobús, que en lo personal evidenció más errores que aciertos y para mí ha reprobado en los primeros análisis de sus resultados.

Reconozco que yo fui de los primeros que dijo que deberíamos dar un voto de confianza   a este nuevo sistema de transporte, pero también fui el primero que en su momento dije que si la cosa no se analizaba y planeaba bien, esto les podía explotar en las manos, y para allá van si no se ponen las pilas.

Le aclaro que quien construyó el Tuzobús y quien lo opera hoy en día no son para nada lo mismo, así que para reclamar el trazado de los carriles, el pésimo señalamiento de por donde uno con su auto tiene que ir, porque no sé si le ha pasado que de repente va usted en su carril, y éste como por arte de magia simplemente “desaparece” sin que le hayan dado indicación alguna, o el calor infernal que se siente dentro de las estaciones de ascenso y descenso, habrá que ver como se ponen en invierno, o la inundada que ya se dieron varias de las mismas con estas lluvias, corresponde completamente a la Secretaría de Obras Públicas.

Por otro lado la administración, dirección, control y vigilancia son responsabilidad del Sistema Integrado de Transporte Masivo de Hidalgo (SITMAH), el cual es un Organismo Descentralizado del Gobierno Estatal que se mueve con patrimonio propio, y es el total responsable de lo que ha pasado esta semana.

Es cierto, la gente no tenía idea de lo que se vendría, esperaba que todo sería igual que con su respectiva “combi” pero no fue así, de un día para otro miles y miles de estos pequeños “guerreros” desparecieron y dieron paso a lo que varios han llamado la modernidad de las grandes ciudades.

Y esa famosa modernidad a mi me dejo ver que el SITMAH en Pachuca tiene tres grandes problemas, uno es la evidente falta de unidades tanto en camiones como en camionetas de sus rutas alimentadoras y de los autobuses mismos (falta de visión), el otro son los tiempos de traslado, ascenso y descenso (falta de análisis) y quizá el más preocupante es el de una muy mala estrategia de informar “in situ” el modo de operar de este transporte (¿habrán pecado de obviedad?).

Al usarlo ya no encontré tarjetas porque están agotadas, lo cual me orilló a pagar con cambio “exacto” las máquinas no regresan ni un centavo, quitándome la oportunidad del famoso beneficio de bajo costo por varios viajes, y que se resolvió solo con un “no hay hasta nuevo aviso” por parte de los encargados de esa estación, que dicho sea de paso no están para nada entrenados en cómo resolver todos los problemas que les llegan, me toco ver un hombre con su chalequito verde muy “mono” quedarse en silencio total cuando una señora le preguntó por una ruta troncal y él no tenía ni la más remota idea de la respuesta, y es claro que esta carencia de plásticos es lo que ha motivado las grandes movilizaciones que se han presentado.

Dicen que hasta gas lacrimógeno hubo allá por el Huixmi, además de varios detenidos en la zona centro de Pachuca durante las marchas que se dieron en la semana.

Por otro lado ver conductores poco entrenados que, o se pasan de las puertas y estas al ser automáticas no abren, o bien se paran donde no les toca, la ruta exprés para donde le toca a la “paradera” y viceversa, además de que los autobuses no se me hacen los más óptimos, ya que son angostos y con pasillos pequeños, me toco ver también como el espacio reservado para la gente en silla de ruedas ni siquiera fue respetado siendo invadido por los que estaban parados.

Y quizá lo más complicado para el usuario es entender la logística de las famosas rutas, son 4 exprés que no paran en todas las estaciones y solo una que si lo hace a lo largo de todo el recorrido, pero la gente a pesar de que en cada estación se le obsequia un tríptico donde claramente se indica, no hace caso y simplemente se desespera; yo use la ruta “paradora” que iba a reventar, pero no por gran demanda, si no porque la gente al no saber cual tomar (no lee), prefiere irse a lo seguro, en mi recorrido vi pasar a varias rutas exprés con poca gente y asientos disponibles.

Yo veo a dos grandes actores que forman parte de esta problemática, por un lado al ciudadano que quiere todo “peladito y en la boca” por no querer leer toda la documentación que se le da, y sin duda el SITMAH, por no planear estos escenarios con antelación, este último deberá mostrar en los días venideros una capacidad de respuesta que esté a la altura.

Del nuevo tráfico vehicular de ese mejor luego hablamos, el sábado pasado le dije que ojalá Dios lo haya agarrado confesado con el inicio de este sistema, este día 24 cuando miles y miles de alumnos regresan a la escuela, prepárese para librar la “madre de todas las batallas”, así que si usted es usuario del Tuzobús, le recomiendo que como el Quijote de Miguel de Cervantes, el domingo ponga a “velar” sus armas, el lunes levántese muy temprano y esté dispuesto a luchar contra lo que vendrá, se va a poner muy bueno créame.

Que pase un excelente fin.

 

dacc_cardenas@yahoo.com.mx