Déjame te pregunto

¿Tuzobús y lluvias... estamos preparados?

La tarde de este viernes fue ¿cómo decirlo? la predicción perfecta de lo que nos espera si el gobierno municipal no toma cartas en el asunto desde ahora.

La lluvia que se dejo venir en toda la capital provoco un caos vial que si bien es ya costumbre, me preocupó de sobre manera al darme cuenta que los problemas siguen siendo los mismos, embotellamientos, falla en algunos cruces de semáforos, accidentes viales, encharcamientos pero ahora le sumamos la infraestructura del Tuzobus.

Este famoso sistema de transporte (que lleva casi un año de retraso en su inauguración) busca ser un sistema integral y moderno, darle mayor servicio a un número mayor de ciudadanos y sobretodo reorganizar el transporte público, se supone que será más rápido, más seguro, más confiable y que contaminará menos.

Por cierto, le comento que aunque dicen que son menos de 650 millones lo que llevan gastados en este asunto, las malas lenguas aseguran que ya van para los 900 millones más lo que se acumule en la semana; una buena tajada de este dinero ha venido del fondo metropolitano por ordenes directas de Plaza Juárez, recortando en su momento los ingresos por este medio a muchos municipios que lo necesitaban y obvio es que no ven con gratos ojos este megaproyecto del presente sexenio.

La infraestructura ya está casi terminada, con 32 estaciones y 43 unidades que harán los recorridos; por parte de la SOPOT la entrega ya se hizo, pero ahora falta que la famosa SAPI (Sociedad Anónima Promotora de Inversión) formada por 500 concesionarios que eran los que tenían sus combis asignadas a las rutas que ahora recorrerá este sistema, se pongan de acuerdo para ver cómo va a funcionar, parece fácil pero no lo es y si no llegan a consensos el asunto se pude volver un enorme elefante blanco.

La cosa es que ayer quedo al descubierto que si llueve en exceso, casi un cuarto de las estaciones se inundan y no me refiero al lugar donde llegará el transporte para subir a los pasajeros, si no justo a la entrada de cada una de esas estaciones, en algunas más de 40 cm de acumulación de agua se podía apreciar claramente.

Nadie me lo contó yo lo viví, estuve ahí y constaté que aquello se pone muy pesado, el Felipe Ángeles se vuelve un canal veneciano en varios de sus puntos e inclusive en varios de los puentes “verdes” de record Guinness (por lo largos que son para poder llegar a una estación del Tuzobus), que servirán para que el peatón tome este transporte, de plano sus accesos estaban bajo agua, la gente no podía ni acercarse.

Veremos que sucede, pero lo visto no pinta bien, y es evidente que la empresa encargada del proyecto tuvo que considerar desde un principio este problema, porque tal pareciera que ahora con esta mentada construcción, más encharcamientos se presentan.

Sin ir más lejos, el Centro de Control de Tránsito Vehicular de este sistema y que tendrá a su cargo el monitoreo en tiempo real de camiones, estaciones y cruceros, que está por allá junto a la Victoria del Viento, del lado de la avenida donde se entra a Pachuca, de plano no se podía pasar, el carril por donde circulará su autobús estaba inundado completamente.

Y hablando de este famoso carril, la autoridad nos ha dicho que será confinado, es decir de uso exclusivo del Tuzobus.

Según la normatividad mexicana, carril confinado se refiere al carril de la superficie de rodamiento para la circulación de un tipo de transporte automotor, específicamente de transporte público de pasajeros, sobre un sentido de la vía y (esto es muy importante), con dispositivos de delimitación en el perímetro de dicho carril que no permiten que se introduzca otro tipo de vehículos.

Con esta definición y con lo que tenemos en la Capital del Estado, y usando la expresión más mundana que se me ocurre: “la marrana torcerá el rabo”, porque por lo menos acá en Pachuca, este famoso carril solo está limitado por los señalamientos sobre el pavimento y nada más, es decir mensajes pintados en el piso.

Le adelanto que no hay cultura vial en Pachuca, la gente no va a respetar este carril, lo va a invadir, lo aglomerará por completo, sobre todo en situaciones de clima adverso. Si en verdad la autoridad quiere hacer que este proyecto funcione deberá confinarlo completamente, tal cual lo hicieron con el sistema hermano que está en el Distrito Federal.

Como siempre espero equivocarme en mis palabras, pero la historia de a poco me ha dado la razón. No basta con solo tener infraestructura, se deberá por obligación educar tanto al transeúnte como al usuario de un vehículo particular, porque por lo menos lo que vi yo ayer evidencia de que no estamos preparados para bien convivir con el Tuzobus.

Mañana son elecciones no se le olvide salir a votar, es por su bien, que pase un excelente fin.

dacc_cardenas@yahoo.com.mx