Déjame te pregunto

¿Sábado de Gloria con “vocación” turística?

La puntada de algunos directivos del ayuntamiento y de nuestro mismísimo Secretario de Turismo Estatal de decir que Pachuca si es una ciudad con vocación turística, no deja además de sorprenderme, de evidenciar realidades muy distintas de aquellos que nos gobiernan y de nosotros los de a pie.

Aprovechando estos días vacacionales y en este pleno Sábado de Gloria, viene a mí de nuevo la reflexión que me ha acompañado por varios años ya. Nuestra Capital no tiene muchos atractivos, solo cuenta con su Reloj Monumental, que por cierto ahora solo de lejitos lo puede ver por aquello de la remodelación del primer cuadro. Y por mucho que digan que está el Bioparque, el archivo Casasola, el Bosque del Cerezo, sus iglesias de época, el Pisal Monumental de Byron Gálvez y el Mundo del Futbol, no bastan para que el turista foráneo decida llegar a quedarse, me queda claro que el turista local, el interno, el vecino, de vez en cuando si gusta de visita estos lugares, pero debemos admitirlo, Pachuca sigue siendo un lugar solo de paso para los verdaderos destinos turísticos.

Ajacuba, Ixmiquilpan, Tolantongo, Huasca, Real del Monte, Mineral del Chico por solo mencionar algunos lugares (porque hay muchos más), son la  razón para que alguien de fuera pase por la Capital, quieren llegar allá y por fuerza cruzan por aquí, pero repito es solo pasar un rato no más.

Irónicamente y desde mi punto de vista, Pachuca si tiene que ofrecer a los visitantes, la cosa es que hay que ver cómo ofrecerlo, esperemos que en algunos meses cuando se entregue el multicitado Plan de Prospectiva Turística 2030, que el Tec de Monterrey está haciendo a petición de la Alianza Turística de Hidalgo y que arrancó el pasado mes de marzo, nos entregue de manera clara las líneas de acción a seguir. Dicho estudio es parte de la estrategia de fortalecimiento empresarial Pachuca y pueblos mágicos, que por allá de octubre del 2014 el Consejo Coordinador Empresarial presentó, y que busca decirnos cuales estrategias potencializarán al sector en la entidad; digo, y sin ser experto, la cosa será fácil para lo que está afuera de la Capital, el verdadero reto será diseñar qué ofrecer a los visitantes que lleguen aquí a la llamada Bella Airosa, porque por más “simpático” que quede el Tuzobus, no será suficiente.

Ganas hay, los dirigentes de diversas organizaciones, confederaciones y cámaras, ha venido insistiendo en el punto desde muchos años atrás, han diseñado diversas campañas (aisladas por cierto), para buscar cambiarle el rostro a esta ciudad, varios Secretarios de Turismo también han trabajado proyectos para consolidar o de plano cambiar los giros de los negocios, para que este sea un lugar más turístico, donde los visitantes no nada más vengan y se tomen la Foto en el Reloj, sino que además la ciudad en sí pueda ofertar otros atractivos que la hagan con verdadera vocación turística.

Aquí quiero mi querido lector recurrir a la definición: la palabra vocación se aplica con frecuencia a países regiones o destinos turísticos, en donde claramente se ve la disposición que tiene la gente para llevar a cabo actividades turísticas, dichas actividades deben ser sustentables en ámbitos sociales, económicos y ambientales.

Por otro lado, se dice que para la vocación turística se deben tener mínimo cuatro elementos necesarios que son el equipamiento turístico diversificado, una infraestructura funcional, una superestructura coordinada (sobre todo de servicios estatales y municipales) y lo más importante: potenciales atractivos para el turismo.

Como habrá leído, potenciales los tenemos pero de todos los demás requisitos andamos cojeando, sobre todo en la “disposición” de la gente que por acá vive. La idea de hacer de la ciudad capital un lugar cálido para el visitante con buenos servicios y excelente atención es un proyecto valioso, pero el Pachuqueño no sabe atender bien, no sabe dar un buen servicio y no tiene la cultura de atención al turista, ahí es donde también se tiene que trabajar mucho, se debe de capacitar y entrenar a los que prestan este tipo de trabajo.

En la mayoría de los restaurantes (locales porque las cadenas se preocupan al menos un poco más), no tiene buena atención, no sonríen, no saludan, no resuelven quejas del cliente, se limitan simplemente a cumplir sin dar ese “extra” que marque la diferencia.

Así que no podemos andar diciendo que la Capital del Estado es turística, eso es usar el término de una mera muy laxa, metafórica y hasta imprecisa. No me mal entienda, quiero a esta ciudad, me gusta, mis hijos viven en ella, pero de eso a asegurar que ya estamos del otro lado en turismo, es muy temerario para quien lo comparte de esa manera.

El nombre del juego en turismo se llama servicio y es algo que no se está dando, mientras no crezcamos realmente en este rubro y se canalicen tanto recursos como esfuerzos en elevar la atención, no podremos competir como un verdadero destino y mucho menos decir que tenemos una vocación turística.

Repito: es Sábado de Gloria, así que no gaste el agua que no tenemos. Que pase un excelente fin.

 

dacc_cardenas@yahoo.com.mx