Déjame te pregunto

¿911 Pachuca cuál es su emergencia?

El mando único le digo a usted no es algo nuevo de esta administración, Felipillo Calderón fue quien primero la propuso (lo mandaron por un “tubo” en ese entonces, nadie lo “peló”), y hoy es un punto que se vuelve a retomar con fuerza.

La critica a lo expuesto por nuestro Presidente el pasado jueves, es una crítica bien ganada, cuando todos esperábamos un mensaje contundente, tajante, duro y revelador, lo que escuchamos fue más un planteamiento insuficiente y repetitivo (muchas cosas que dijo no fueron nuevas) pero sobre todo de no implementación inmediata, además de una falta total de autocrítica de su mandato y peor aún, la crítica hecha (embarro y culpó) a los gobiernos pasados de la situación actual de México.

Quisiera que no me mal entendiera, lo dicho por Enriquito en realidad es bastante plausible, lo que propone en su plan anti crisis no es para echarse en saco roto, son puntos todos ellos valiosos, pero de mediano y largo plazo, lo que hoy el pueblo necesita es una terapia intensiva que acorte la distancia que hay con quienes nos gobiernan.

Para mí como para muchos más, lo más tangible por llamarlo de alguna manera fue la propuesta del “mentadísimo” mando único; 32 súper policías estatales que controlen a cada una de nuestra entidades federativas, eliminando a las regionales, municipales, locales, comunitarias, vecinales y las que se vayan acumulando en la semana.

Por cierto, le aclaro desde esta columna a nuestro Presidente, que no fue el crimen organizado el responsable de las muertes de Ayotzinapa como lo dijo en su discurso, no Enrique, los “malos” fueron los nuestros, los que mantenemos con nuestros impuestos, fue la gente del Estado, fue la policía municipal de aquellos lugares.

El mando único le digo a usted no es algo nuevo de esta administración, Felipillo Calderón fue quien primero la propuso (lo mandaron por un “tubo” en ese entonces, nadie lo “peló”), y hoy es un punto que se vuelve a retomar con fuerza.

El tema central es control, saber qué hace esta policía, en donde actúa y quién la dirige, buscando de alguna manera concentrar los esfuerzos de procuración de la justicia en las calles, sería bueno saber qué pasaría con los cientos de miles de policías que no son estatales, no vaya a ser que terminen engrosando las filas del crimen organizado.

De no manejarse bien, lo que tendremos podría ser una policía represiva centralizada desde la Federación (cómo viene a mi mente la película de los juegos del hambre), y que actúe de manera autoritaria, y si a eso le sumamos la otra propuesta de tener al fin una clave única de identidad personal, pues la mesa estaría servida para el total control de nosotros como ciudadanos.

Pero esto es pensar mal (y mucho), dejemos mejor que el tiempo nos diga cómo se irá acomodando esto, en papel parece ser la solución ideal dadas las condiciones que tenemos.

Por otro lado estuvo también la propuesta “bien original” de crear un 911 para atender las emergencias nacionales  y que aplicaría para cada uno de los Estados de nuestro país.

En Pachuca nuestro número de emergencia es el 060, que resulta ser como el viento (según lo que me reportan aquellos que han hecho uso del mismo), a veces llega y a veces no; eso sí, siempre le contestan amablemente pero de eso a que sean efectivos, parece que ya no es lo mismo.

En los Estados Unidos se usa desde hace 40 años, y se marca en caso de un delito en curso, como un robo, un asalto, un crimen o algo sospechoso que el que marca vea, o bien cuando haya un incendio o un accidente; esto con el fin de tener ayuda inmediata de la policía, los bomberos o ambulancia ¿Sabía usted que su tiempo de respuesta al teléfono es de menos de 12 segundos por parte del operador? quien además es alguien totalmente capacitado, interesante ¿verdad?

En fin, que estos dos puntos del plan propuesto por EPN se me hacen viables, factibles pero “harto” difíciles de lograr, ahora corresponderá al legislativo hacer su chamba y revisar qué de lo expuesto es posible y qué no, lo que me queda claro es que para variar, muchos de los cambios propuestos provocarán darle otro “retoque” a nuestra ya re bien tocada Constitución Política para que puedan tener efecto, es tiempo de ir pensando en una nueva ¿no cree?

Que pase un excelente fin.