Déjame te pregunto

¿Pachuca y las “autodefensas”?

Vivir en Pachuca en muchos sentidos es todavía vivir con ese aire de provincia, es todavía comprar por recomendación de boca en boca, es ver a empresarios de abolengo de generaciones completas que conviven entre sí, es poder caminar por sus calles (aunque no todas), a cualquier hora sin el temor de ser asaltado, es atravesarla de punta a punta en menos de media hora.

A pesar de que fue una ciudad próspera en minería, contrario a Guanajuato o Taxco, no tiene monumentos coloniales, la razón en su momento fue su cercanía con la capital de la nación, por lo que los ricos mineros preferían vivir en la ciudad de México, dejando Pachuca únicamente como una fuente de trabajo y de enriquecimiento.

Hoy muchas de sus calles hablan de ese pasado, pero también de apoco va creciendo, se va poblando y los aires de metrópoli urbanizada se respiran cada vez más, esto trae consigo también otras formas de convivencia; en lo particular me resultó perturbador lo ocurrido en las tiendas de conveniencia OXXO, de manera reciente, en donde la delincuencia (organizada por supuesto), atacó a las mismas, cimbrando los pilares de seguridad que habían acompañado a esta Capital.

Nuestro gobierno estatal debe por fuerza diseñar estrategias que permitan seguir manteniendo a Pachuca como una de las mejores ciudades para vivir y de las más seguras, el no hacerlo ahora, es dejar una rendija abierta para que de no controlarse, el crimen formal haga su aparición y si no hay una respuesta policial contundente, pueda ser la sociedad quien busque defenderse, el ejemplo arrastra y si la gente ve que tomando las armas ellos mismos pueden luchar, seguro lo harán.

Y es que durante los últimos años, México ha padecido un clima de violencia tan grave, que los habitantes de las Entidades más laceradas por la inseguridad ya han llegado al grado, de observar a los secuestros, extorsiones y homicidios como algo común y corriente, si no pregúntenle a Guerrero y Michoacán.

Ante tal clima de inseguridad y sobretodo la ausencia del poder del Estado en materia de seguridad pública, es que han surgido los famosos grupos de civiles armados llamados “autodefensas”.

Estos grupos que conforman las autodefensas fundamentan sus actuaciones bajo la excusa de proteger tanto la vida de los integrantes de su comunidad como sus bienes, violando con esto a la Constitución Mexicana y peor aún, evidenciando a un Gobierno Federal que está tolerando su accionar.

En un país que se jacte de democrático y constitucional, es el poder del Estado el que debe de imperar para evitar que la delincuencia sea contrarrestada por los de a pie, contestando con la misma moneda: violencia.

Es preciso evitar que estos grupos se sigan expandiendo a lo largo de todo el territorio, de lo contrario nos encontraremos en poco tiempo conviviendo con ellos dentro de nuestra ciudad.

Sería mostrar que estamos ante la presencia de un verdadero Estado fallido, descontrolado y sin saber cómo accionar.

Lo increíble es que hasta Enriquito Peña, allá por el Foro Económico Mundial en Davos, ya dijo que estos grupos si existen, que no planea acabar con ellos y que más bien deberían acercarse al gobierno para esta conforme a la ley ¿Cómo ve?

Esto es lo último que deseo para nuestro México y por obviedad para esta tierra Hidalguense en donde vivo.

Veremos en que acaba, que pase un excelente fin.

dacc_cardenas@yahoo.com.mx