Déjame te pregunto

¿Pachuca “Destino Seguro”…ahora sí?

De mañana en ocho días, es decir el 1º de diciembre regresa por sus fueros el programa que por allá del 2006 se llamo operación radar; si lo recuerda, lo que hacía era mandarle a su casita su multa cuando usted circulaba a exceso de velocidad por alguna de las avenidas de la ciudad.

Hoy es conocido como "Destino Seguro" y Don Eleazar (nuestro Presidente Municipal), desempolvó lo que hace años por cierto se quitó ¿recuerda porqué desapareció? sino, no se preocupe que le refresco la memoria, las malas lenguas dijeron que fue una cosa más bien de pugna entre alguno que otro renombrado político de aquel momento, lo que se nos dijo a nosotros fue que la población no lo acepto, que se quejó porque no estaban señalizadas las ubicaciones de los radares que median la velocidad, y pues que así "no se valía", porque era engañar al conductor.

Hoy, con Destino Seguro ya nos dijeron que "casi, casi" habrá espectaculares junto a los radares y los indicadores de velocidad para que todos veamos donde están y entonces le "bajemos" a la velocidad.

Si nota la incongruencia de lo anterior ¿verdad? Regresa un programa que lo que busca es la seguridad vial y entendamos a esta como la prevención de accidentes de tránsito, o al menos la disminución de su impacto en la vida y salud de la gente, y lo busca a través de crear conciencia en aquel que conduce, mediante la aplicación de una sanción por infringir las normas establecidas, es decir, ir a exceso de velocidad o pasarse un semáforo en rojo.

Su regreso se debió a que en estos últimos 5 años, el incremento de accidentes con heridos y "muertitos" fue de consideración para la Ciudad Pachuca, la cosa es que ante tales incrementos nunca se hizo nada, hasta ahora con este proyecto (que ya es una realidad), que tratará de "remediar" la situación actual. De fondo hay mucho más que eso, la cuestión no es castigar, si no educar.

La educación vial debe buscar lograr la seguridad en el tránsito para disminuir los daños a personas y bienes materiales, debe ser el motor de cambio para generar conductas aceptables entre todos aquellos que caminan o conducen sobre la vía pública, su principal objetivo es organizar y ordenar no solo el tránsito vehicular, también lo es el de generar una cultura entre todos nosotros sobre el bien convivir.

Un niño aprende de lo que el adulto hace, es algo lógico verlo así, de nada sirve que en los centros educativos se enseñe vialidad si fuera de ahí la realidad es otra, la pura verdad es que no tenemos educación para la calle; el amarillo en el semáforo es la invitación a pisar mas fuerte el acelerador, tocar el claxon (con la típica melodía de "mentada de madre") es lo más común, estacionarse en lugares prohibidos es aceptable si tenemos prisa, las líneas amarillas para el cruce del peatón son algo que el conductor de plano no sabe para qué son o ni conoce, y lo que es peor, si tenemos prisa el incremento de la velocidad nos parece lo más lógico sin importar el peligro que generamos.

Recuerdo mucho el comentario de un amigo mío cuando le pregunte cómo le había ido a su regreso de un viaje hecho a Japón, me contesto que "de hueva", sorprendido le pregunte por qué, a lo que me contesto que se desespero al ver que allá la gente respetaba todas las reglas de tránsito, no se pasaba los altos, caminaba sobre las banquetas, cruzaba las calles en las esquinas y sobre las líneas amarillas, el automovilista siempre le cedía el paso al peatón y no se empujaban, así que se aburrió al ver el comportamiento de esa sociedad.

No le dije nada pero me entristecí al darme cuenta que si así como él, muchos otros están pensando, entiendo perfectamente porque somos una sociedad tercermundista, aquello no era otra cosa que la expresión perfecta de la "inteligencia colectiva", en donde todos buscan el bien común de la mayoría, en donde todos entienden que de nada sirve buscar pasar primero, meterse en doble fila, o dar vuelta en lugares prohibidos, entienden que las reglas están hechas para obedecerse y si no lo hacen la sanción no se hace esperar.

La autoridad en Pachuca busca ser más estricta, por eso deseo sinceramente que este nuevo programa en verdad se aplique de manera correcta y se respete. Al menos en las zonas indicadas la gente buscará moderarse, no le aseguro que pasando los puntos de control se siga así, quizá es cuando aproveche para pisar el acelerador a fondo, pero al menos por algo estamos empezando y mi esperanza es que a la larga aprendamos a bien cohabitar y en verdad seamos un lugar seguro.

Que pase un excelente fin.

dacc_cardenas@yahoo.com.mx