Déjame te pregunto

¿Operativo Radar destinado a fracasar?

En este mes de julio se cumplen casi 8 meses de la implementación del programa Destino Seguro: Operativo Radar que no es otra cosa que el control del los límites de velocidad en la ciudad de Pachuca.

A la distancia las cosas parecen no pintar bien para la gente de Casa Rule, y es que en estos días son muchos y cuando digo muchos no exagero, los que han comenzado a manifestar sus quejas por el cobro de las multas que han venido acumulando. Multas que son de 530 pesos por pronto pago y si no lo aprovecha,  se van más allá de los 700 pesos.

Hasta en redes sociales ya hay un movimiento que pide que no se paguen las mismas, la razón a estas alturas y para mi, con sustento pobre, es que enarbolan el hecho de que ese dinero va a parar a las arcas de una empresa privada y que no se invertirá realmente en beneficio del municipio.

Es entendible lo que esta gente dice, más si recordamos los resultados del ranking de percepción de corrupción de instituciones públicas, que tenemos nosotros como ciudadanos cuando realizamos algún trámite ante alguna autoridad, que año con año se hace, y en donde si bien este 2104 Hidalgo no está mal, tampoco se encuentra en los mejores lugares, para ser exactos estamos en vigésimo lugar de los 32 estados de la República Mexicana. Aquí (nada extraño), la policía salió como la más corrupta, y los gobiernos municipales ocuparon el sexto lugar.

Siguiendo la lógica anterior, es obvio desconfiar del hecho de que una empresa privada (asignada por el Municipio) este controlando todo este proceso y que además se quede con el 85% de lo recaudado.

Autotraffic es el nombre de dicha empresa, nuestro municipio le entregó el control en diciembre pasado y hoy están saliendo los huecos que no quedaron del todo claros y cubiertos.

Es cierto, este programa presenta fallas y dejo algunas lagunas que a la población nunca le quedaron claras, por ejemplo: ¿cómo fue la licitación de esta empresa? ¿Qué pasará con los autos que tienen placas foráneas? ¿El servicio público, léase taxis y rutas, también pagarán sus multas? Y la pregunta que todo mundo se está haciendo es ¿Y si no pago la multa, que afectación tendré?

Además (y estos ojos míos han sido testigos), he visto unidades del municipio ir a exceso de velocidad y en más de una ocasión pasarse una luz roja del semáforo ¿Ellas también se regirán por este nuevo operativo? Si no ¿Porque tienen esos privilegios?

La verdad es que hasta el día de hoy no está clara la afectación a usted o a mi si no pagamos, y tal pareciera que dará igual si se paga la multa o no, ya que el Operativo Radar no tiene ninguna relación con la Secretaría de Finanzas y Administración del Gobierno del Estado, o sea que usted puede con su automóvil hacer cualquier tipo de trámite Estatal sin que importe si debe multas o no al municipio. Un error increíble si lo que pretendía Eleazar era obligar a toda la gente a pagar sus infracciones generadas.

La gente se queja diciendo que estas multas son excesivas y arbitrarias, no se trata de desgarrarse las vestiduras cuando desde hace meses sabíamos que este programa se iba a establecer y que eso se iba a cobrar.

Para mí, el Operativo Radar es en teoría muy bueno, ha sido probado con éxito en las ciudades más grandes de nuestro país y fuera de él, el problema en Pachuca es que dejaron cabos sueltos que a la larga (es decir hoy), es de donde la gente ha comenzado a quejarse y que si no se corrigen (o aclaran) si puede fracasar.

El programa sirve para prevenir accidentes y salvar vidas por más que digan que no es cierto y que solo busca recabar dinero, ya que solo sanciona y no previene y aquí amigos míos es donde nos debe quedar claro que: el mexicano (y por ende el Pachuqueño), solo sancionándolo aprenderá a prevenir; nuestra educación vial es nula, nuestra cultura no es de generar convivencia comunitaria, aquí no respetamos las reglas de tránsito, aquí aventamos el carro al de al lado si nos quiere rebasar, aquí no aprendemos a entender el uno por uno en cruces sin semáforo, aquí el peatón no es respetado, aquí la luz amarilla del semáforo implica meter a fondo el acelerador para evadir el rojo, aquí no entendemos que las reglas viales son hechas para cumplirse.

Por eso cuando escucho o leo a aquellos que dicen: no al pago de las multas de radar, no a engordar los bolsillos de una empresa “no Hidalguense”, les digo que la solución es muy sencilla, si no quieren pagar, no se quejen y simplemente no cometan la infracción, no se pasen una luz roja del semáforo y respeten los límites de velocidad, así de fácil ¿pero parece que esta lógica es la más ilógica no cree?

En lo personal mis queridos lectores les confieso que a mi domicilio más de 5 multas ya han llegado, por supuesto que las he pagado, y a fuerza me he obligado a manejar más despacio, finalmente así es como debe de ser.

Que pase un excelente fin y maneje con cuidado…

dacc_cardenas@yahoo.com.mx