Déjame te pregunto

¿Omar es Amor?

Pues finalmente el humo blanco salió del PRI Estatal y Omar Fayad el ungido resultó.

Pareciera que a muchos les falló la memoria y comenzaron a quejarse de que por qué había sido electo así y tuvieron razón, sin ir más lejos el “supuesto” método de elección interna fue acordado desde el año pasado, cuando Alberto Meléndez tomó posesión como mandamás del PRI en Hidalgo, y se dijo que sería en la Convención de Delegados el próximo 27 de febrero que se buscaría al idóneo.

Pero no, fiel a costumbres ancestrales, por mas que lo niegue Don Alberto, la designación del bueno fue pactada allá en la ahora llamada Ciudad de México; eran seis los posibles candidatos, cada uno de ellos con “padrino” bajo el brazo; fue el Comité Nacional (léase Manlio Fabio y anexas) quienes bajo pretexto de tener una candidatura de unidad, tomaron la decisión de que sólo uno de todos los candidatos posibles se registrara, nadie más pudo hacerlo, esa fue la instrucción, y eso exactamente fue lo que pasó.

En la reunión de fin de mes con los Delegados, será solo mero trámite la ratificación de la candidatura del buen Omar.

Así que el del jueves pasado, fue un día que paralizó a la ciudad en la zona donde se encuentra la Sede de este partido, igual que el año pasado, cuando hubo cambio de estafeta en la dirigencia estatal, carretadas de acarreados llegaron al Boulevard Colosio para “arropar” a su gallo, como me encanta el uso de esta palabra en la política.

Debo reconocer que no todos fueron a fuerza, miles de los de ahí presentes, genuinamente se encontraban “rete” emocionados porque Fayad, el hombre de la gran sonrisa era ya su candidato. Arremolinados, vitoreando, gritando, mostraron su apoyo al oriundo de Téllez.

Y es que de los seis candidatos que había, Omar…Omar es amor, ya que por mucho es el más carismático de todos ellos (no el más capaz lo aclaro), siempre con una gran sonrisa de oreja a oreja, siempre saludando, siempre acercándose a platicar con aquel que se le acerque, siempre saliendo en la foto, de todos era el más cercano al pueblo de Hidalgo, cosa muy importante en estas elecciones venideras.

Pero así como es amor, es odio, en redes sociales sobre todo, no se hizo esperar la guerra sucia contra el candidato priista, sacándole docenas de trapitos al Sol de su accionar y de su no accionar, aquello (hasta hoy continua) se ha convertido en una guerra sin cuartel, en donde sus simpatizantes les dan con tubo a todos sus detractores.

Me queda claro que la decisión sí fue pensada, con Isidro y Pepe buscando la candidatura por el PRD (que ahí están por “echarse” un trompo todavía), el PRI no podía darse el lujo de colocar a alguien lejano a la gente y desafortunadamente para los 5 candidatos restantes, ese fue un hándicap en su contra.

Pero la unidad ya esta lograda, el ver a Carolina y a Nuvia levantándole la mano fue más que surrealista, Fernando Moctezuma y José Antonio Rojo más mesurados y solo con una mueca de sonrisa miraban a lo lejos, y el que estuvo extrañamente muy sonriente fue David Penchyna (el más capaz para mi), moviéndose de un lado a otro y saludando también.

Aquello pues fue fiesta, gente de todos los sectores ahí se dieron cita, comités, asambleas, educación, cultura, trabajadores de gobierno, Canacintra, Canacope, El Consejo Coordinador Empresarial, vamos, hasta Confederaciones que presumían ser jueces duros del gobierno y apartidistas (hablo de la confederación de los patrones), se fundieron en abrazo fraternal para celebrar que “el amigo” era el candidato.

Omar en su discurso, más allá de hablar que fue electo por sus capacidades, por sus logros y por su visión de lo que puede hacer por Hidalgo, que sería lo lógico esperado por todos, dijo en cambio, que llegó ahí gracias a que (no fueron sus palabras pero esta más que claro), “aguanto vara” durante 12 años,  cuando ni en la época de Osorio Chong y de Paco Olvera fue considerado.

Y lector mío lo que dijo es cierto, él es el vivo ejemplo de la llamada lealtad institucional, se alineó cuando se le dijo, operó desde la trinchera a donde se le mando, y calló cuando se le prohibió hablar, Fayad es sin duda uno de los mejores soldados priistas. Así que como dicen todos: ya le tocaba.

En términos de resultados reales, el ejercicio de sus funciones esta lleno de  claroscuros, el último por cierto un descalabro fuerte a nivel nacional,  con su famosa Ley para Prevenir y Sancionar Delitos Informáticos, que no tenía ni pies ni cabeza.

En fin, que este es el candidato del partido en el poder, un hombre pasional y con carisma que puede ser bien amado u odiado, no es de medias tintas; su partido sin duda, trabajara con esa maquinaria engrasada y perfecta que tiene, para que en junio venidero se envista como nuevo gobernador constitucional del Estado de Hidalgo, a menos que una hecatombe ocurra, cosa que veo muy remota, pero no imposible, que pase un excelente fin.

 

dacc_cardenas@yahoo.com.mx