Déjame te pregunto

Libertad de expresión

Para muestra basta un botón, más del 95% de los países del mundo, reconocen la libertad de expresión como garantía constitucional.

Este julio venidero un servidor cumple cinco años de escribir para este medio de comunicación, a raíz de una invitación de un amigo que era el jefe editorial del periódico en aquel entonces, desde esos días y hasta la fecha, semana con semana usted ha sido un amable lector de estas líneas que son desde siempre una columna de opinión.

La columna de opinión, se define como un punto de vista sobre un tema de actualidad, o una mera disquisición por parte de un servidor. La columna puede ser de aparición diaria, semanal, quincenal o mensual, en mi caso es semanal,  y nunca ha pretendido reflejar la posición editorial de este periódico, es simplemente lo que yo opino.

De siempre me ha quedado claro que este es un espacio para mostrar mi opinión y juicio sobre diversos temas, sobre todo de actualidad Y nunca hasta la fecha se me ha pedido que tenga cierta “línea” en mi forma de escribir, y la libertad de expresión por lo menos en mi caso siempre ha estado presente.

A nivel internacional, la UNESCO es el órgano que promueve la libertad de expresión y de prensa como un derecho humano fundamental, mediante actividades de presión y seguimiento de los temas más actuales de la entidad donde se emiten, en mi haber estamos hablando del Estado de Hidalgo.

Para mí el poder expresarme semana a semana, pone de relieve la independencia y el pluralismo de los medios como elementos básicos de un proceso democrático, que evidencia cómo los mexicanos hacemos valer nuestra voz ejerciendo nuestra libertad de opinión.

En nuestro México como en muchos países, el debate sobre la libertad de expresión, es inconmensurable, y entender esta necesidad de libertad, es lo que obliga a colocarla dentro del Derecho, en busca de garantizar su permanencia.

Para mí, el término libertad de expresión, consiste en reflexiones o comentarios sobre ideas generales o en el referirme a comentarios sobre noticias relacionadas sobre acontecimientos concretos.

La semana pasada por ejemplo, la columna que escribí, genero todo tipo de comentarios desde aquellos que compartían mi discernimiento,  hasta los que atacaban mi forma de pensar.

Para mí la libertad de expresión, ha sido uno de los derechos fundamentales del hombre, porque es la prolongación de la garantía individual de pensar, ejercicio sin el cual no es posible pensar en el desarrollo del hombre en sociedad.

Para muestra basta un botón, más del 95% de los países del mundo, reconocen la libertad de expresión como garantía constitucional.

Y como tal, también va de la mano el derecho de un servidor para negarse a revelar la identidad del autor de la información que yo le proporciono semana con semana, ese es el secreto profesional; como columnista, el proteger el anonimato de la persona que me da la información que le comparto, es sin duda confidencial desde su esencia.

Obvio es que el derecho de réplica siempre ha estado abierto desde este lado, ha sido más de uno, pero muchos más créame, que a la publicación de esta columna, ni tardos ni perezosos, me han escrito para criticar o compartir mis puntos de vista.

Para todos ellos siempre ha existido un espacio de comunicación abierto y franco, para debatir y en su caso corregir lo que en estas líneas usted lee semana con semana.

Siempre he podido expresar mi opinión sin menoscabo o miedo a ser enjuiciado por aquello que digo; se me ha cuestionado a nivel de gobierno estatal o municipal, pero siempre la comunicación ha sido directa y transparente, cosa que agradezco y evidencio frente a usted, lector mío. Y que muestra que por lo menos en Hidalgo y en su capital Pachuca, el hablar de lo que uno quiere y como quiere, ha sido respetado y valorado en su justa medida.

Mientras esto siga ocurriendo, tenga seguro que semana con semana, estará leyéndome.

Que pase un excelente fin.

dacc_cardenas@yahoo.com.mx