Déjame te pregunto

¿En Hidalgo, de plano sí estamos tan “jodidos”?

A mitad de semana estuve presente en un evento para mi sin precedentes, la COPARMEX Hidalgo organizó su tradicional desayuno de mes con mes, el pasado juntó a todos los candidatos políticos para las próximas elecciones, un desayuno que en honor a la verdad no aportó mucho, poco debate y una evidencia de falta de rumbo de los candidatos.

Pero el de este miércoles tuvo todo menos eso, fue un desayuno difícil de digerir, estuvo presente la Directora del Observatorio México ¿Cómo vamos? la Doctora Viridiana Ríos.

Este Observatorio déjeme le cuento es una iniciativa del Instituto Mexicano para la Competitividad y del Centro de Análisis de Políticas Públicas de México, es decir no es patito y tampoco está hecho la vapor.

Su objetivo es traducir todos los grandes indicadores que miden el crecimiento económico de nuestro país, que acá entre nos el dato que nos pasaron es que son más de 3,500 indicadores distintos, tarea imposible si uno quisiera revisarlos a detalle, de tal forma que este Observatorio los condensa en 10 grandes indicadores que aplican a nivel nacional.

Esta mujer  presentó el miércoles al pleno de empresarios Hidalguenses los resultados de sus investigaciones y de plano lo que se vio fue duro y difícil de reconocer, Hidalgo de los 32 estados del país aparece en último(leyó bien) lugar en desempeño económico, la única variable en donde estamos bien es en generación de empleos por arriba del 4.5%, donde andamos más o menos es en los indicadores de deuda pública, estado de derecho y crecimiento económico, y de plano reprobados en exportaciones, desigualdad, pobreza laboral, informalidad, productividad y diversificación laboral.

El 60% de los indicadores que propone este observatorio nos ubican en rojo, reprobados, me encanto ver el silencio de los ahí presentes cuando estaban viendo una a una cada una de las cifras que se iban mostrando, nadie las criticó, nadie las desestimo, pero a nadie le gustaron, máxime cuando Viridiana toco los temas de la informalidad y demostró que más del 66% de la población empleada es informal, es decir no paga impuestos o bien su patrón no lo tiene registrado debidamente, y remato lanzando la aseveración de que el empresario cuyo cliente es el gobierno, difícilmente le exigirá a éste que se transparente ya que depende de él para subsistir, creándose una perversión que impide el desarrollo honesto; muchos de los que estaban degustando sus “huevitos con carne” esa mañana les quedo el saco y su incomodidad fue evidente.

Para el que escribe esta columna, los indicadores que fueron de llamar la atención fueron los del incremento en la deuda pública y el de porcentaje de los empleados que laboran en gobierno, datos para mi correlacionados aunque digan que no. De un par de años para acá la nómina de gobierno se ha engrosando, y no digo que este mal, pero deberíamos preguntar el motivo, porque si no lo hay, entonces la deuda se está usando para pagar los sueldos y no para hacer crecer a la entidad.

La prensa ahí presente no tardó nada en lanzar la nota informativa, claro está que con los tintes que más a ellos les convenían, incluso una de esas notas tildaba de culpable total al actual partido en el poder, y los demás en su mayoría mostrando el lado negativo de estos resultados.

La Secretaría de Desarrollo Económico no se hizo esperar y en cuestión de horas fijo su postura ante la información presentada, y como era de esperarse, criticó y desestimó lo mostrado, incluso cuestionó la metodología utilizada en obtener los datos y mostró una larga lista del porque esos números no eran del todo ciertos y que los propios (los que la secretaría presenta) eran los meros buenos.

Lo que la SEDECO quiero pensar, no sabe, es que quiénes están detrás de México ¿Cómo vamos? no son cualquier hijo de vecino, son 50 expertos en economía y política pública en sus respectivas áreas, me di a la tarea de investigar quiénes son y descubrí que es gente de primer nivel, doctores de la UNAM, de la Universidad Panamericana, del ITAM, de la Ibero, de la Anáhuac, del Tec de Monterrey y Harvard, directivos del Fondo Monetario Internacional (FMI), del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), hasta gente del INEGI, INFONAVIT y politólogos de prestigio,  engruesan las filas de este conglomerado, personas que dedican su vida precisamente a eso, a efectuar estudios y análisis.

Así que demeritar el trabajo del que sabe por parte de nuestro Gobierno Estatal, quizá no sea la mejor manera de justiciar los resultados que nos presentaron, lo que debe importar es avanzar, saber hacia dónde vamos y soy un convencido de que debatir y dar seguimiento a estos temas presentados más allá de simplemente invalidarlos, contribuirá a lograr el Hidalgo que todos queremos.

Jodidos no estamos, a pesar de que se nos coloque en último lugar, este puesto es coyuntural y las acciones que hoy se están efectuando para definir nuestra vocación estatal, repercutirán forzosamente en la mejora futura de nuestra entidad.

Venga una felicitación a la COPARMEX por traer este evento, que pase un excelente fin.

dacc_cardenas@yahoo.com.mx