Déjame te pregunto

¿Un Ejército del pueblo y para el pueblo?

El 19 de febrero pasado se conmemoró el día del Ejército Mexicano, esto fue por decreto presidencial por allá de 1950, el 22 de marzo para ser exactos, cuando era presidente Don Miguel Alemán Valdez.

En la semana muchos hablaron del tema, incluidos algunos compañeros de este medio, lo común al leerlos y la premisa que en realidad existe, es que la gente normal, nosotros, los de a pie, el pueblo pues, no tenemos una noción clara de quién es este ente llamado Ejército Mexicano.

Hoy quiero elaborar al respecto ya que no es peccata minuta, más aún en este un país tan grande en extensión territorial y en donde sus realidades son tan diversas como las regiones que lo conforman.

Ejército viene del latín “exercitus”, cuya traducción la podemos entender como estar encerrado practicando y preparándose para la batalla, por eso también derivan de esta palabra las de ejercicio y ejercitar, para el caso que nos atañe la entendemos como un grupo de gente entrenada militarmente.

Cada país tiene el propio exceptuando algunos, Costa Rica es uno de ellos; y su función es de manera llana, la defensa de la nación ante amenazas externas.

En nuestro México mágico desde la Segunda Guerra Mundial, con el famoso Escuadrón 201, el ejército tuvo lo que viene siendo su última participación en conflictos internacionales, que con esto de que ahora también seremos cascos azules para la ONU quien sabe cómo se ponga la situación, pero este es un tema para otra ocasión.

Lázaro Cárdenas fue el que emitió un decreto para la creación de la Secretaría de la Defensa Nacional, nombre que sigue manteniendo hasta la fecha; la SEDENA (como se le conoce) es el organismo federal del cual depende el Ejército Mexicano y su función es organizar, administrar y preparar tanto al Ejército como a la Fuerza Aérea dentro de todo el territorio nacional.

De acuerdo a la organización Global Fire Power que es la más reconocida y de prestigio a nivel mundial, en su reciente ranking publicado por cierto en esta misma semana el 17 de febrero para ser exactos, coloca a el Ejército de México en el lugar 31 a nivel mundial con una fuerza de casi 60 millones de personas, de las cuales en reserva activa hay 77 mil y activas para entrar en acción en cualquier momento 268 mil, que es el tamaño real de nuestra armada, lo curioso de esta organización y que invito a usted que visita su sitio oficial, es que nos da una radiografía total además del Ejército, de muchos otros indicadores nacionales, por ejemplo de que el presupuesto de Defensa Nacional ronda los siete mil millones de pesitos al año, muy poco si se ve de manera fría.

Tenemos 12 regiones militares en el país, nosotros pertenecemos a la región I comprendida por: Distrito Federal, Estado de México e Hidalgo y en su capital Pachuca se aposenta la dieciochoava zona militar de las 46 que existen, además bien pegadito a nosotros esta la base aérea de Santa Lucía ¿Se acuerda que esta base fue uno de los grandes pretextos para que el aeropuerto no se viniera a Hidalgo? que porque estaba muy “cerquita”, en fin.

El Ejército Mexicano al igual que los del resto del mundo tiene una escala jerárquica que va desde su santo patrón, el Secretario General de la Defensa Nacional, Generales, Coroneles, Tenientes, Subtenientes, Capitanes y la tropa, esta última la más conocida por nosotros ya que es la que vemos habitualmente por las calles.

Esta institución desde que no estamos en guerra externa, ha tomado un papel fundamental en nuestra vida cotidiana, garantiza nuestra seguridad interior, auxilia a la población civil, en caso de desastre presta ayuda para el mantenimiento del orden y auxilia a las personas y sus bienes participando en la reconstrucción de zonas afectadas con el famoso PLAN DN-III, y sobre todo desde dos sexenios para acá, se ha encargado de la lucha contra el narcotráfico y la delincuencia organizada.

Esto último es lo que ha puesto en el ojo del huracán al Ejército Mexicano, en la mayoría de los países, el ejército no puede actuar en contra de su propia población, puede producirse una excepción cuando existan grupos civiles armados, que es lo que ocurre ahora en este México actual.

Desde Tlatlaya hasta Ayotzinapa el historial violatorio de las garantías individuales hacia el ciudadano mexicano ha acompañado a nuestro Ejército, si bien cumplen por un lado una heroica labor social, para preservar la legalidad, el orden y la integridad del pueblo, por otro lado en este un México lleno de pobreza, inequidad social, política y cultural, también se ha visto que muchas de sus acciones son carentes de lógica y de cuidado al ciudadano.

Al final es duro decirlo pero ellos siempre antepondrán los intereses “supremos” de la nación (como usted quiera entender esto) a los intereses individuales de personas o grupos. El militar es triste, pero esta para acatar órdenes.

Nuestro Ejército emana del pueblo pero hoy no se brinda al pueblo, esta para recibir y acatar órdenes superiores, tiene cola que le pisen y deberá limpiar muchas de las afrentas que para la sociedad ha cometido.

Que pase un excelente fin.

dacc_cardenas@yahoo.com.mx