Déjame te pregunto

¿Día de las madres, consumismo puro?

Mañana es uno de los días más importantes del año, se celebrará a las madres, y eso en este país es mucho decir. En el imaginario mexicano el hacer fiesta por algo es típico y común, por eso existen los días donde algo (a veces lo que sea) se debe de celebrar, y nuestra progenitora es sin lugar a duda de lo más importante.

La madre es, fuera de toda duda, un símbolo muy poderoso y de peso en este país, inclusive en algún momento de la historia la fertilidad de aquella que daba hijos era igual a la fertilidad de la tierra misma y se veneraban como grandes divinidades, nuestro pasado prehispánico es muestra clara de eso.

Hoy sin embargo, y en gran medida gracias al control patriarcal que se fue generando, el ser madre se relegó a un segundo plano, tanto fue así que se decidió “crear” esta celebración para regresar a honrarla, pero tristemente el sistema de a poco la convirtió en lo que hoy es: una mercancía de consumo más.

Y si, mañana si usted es observador, ante sus ojos pasará un carnaval de consumismo, una inyección sentimental al mercado, habrá demostración de afecto por medio de compras locas y desenfrenadas, mariachis, flores, chocolates, pantallas de televisión, no faltará el que sin descaró regale algún electrodoméstico y comidas costosas en restaurantes.

Pachuca pues, será la capital de la madre al igual que seguramente muchas ciudades más, eso los que hacen negocio lo saben y sin lugar a dudas lo aprovecharán.

Ya de por sí desde hoy sábado puede uno ver a gente en puestos callejeros y deambulando entre los semáforos vendiendo chucherías para aquella que nos trajo al mundo y es que desde el municipio según escuché por ahí, se otorgaron varios permisos “temporales” para poder aprovechar este día.

De no ser cierto entonces lo que se ve es puro ambulantaje sin control y la autoridad debería hacer algo.

Los que saben dicen que en el día de las madres el registro de la actividad de venta puede aumentar hasta en un 30 por ciento más, siendo los más beneficiados las tiendas departamentales, las de autoservicio, las de conveniencia, las pastelerías y por supuesto los restaurantes, entre muchos otros.

Los promocionales para atraer clientela están pues en su apogeo, lo importante es celebrar a la madrecita y “demostrarle” cuanto la queremos, todo lo demás es circunstancial. Sabía usted que este día junto con la Navidad, San Valentín y el Buen Fin son donde más se vende en el año por acá en nuestra Capital del Estado, obvio es que no pueden dejarlo pasar.

Por otro lado celebro también las declaraciones hechas por Don Ubaldo Ortega, presidente de la Cámara Nacional de Comercio en Pequeño (Canacope) delegación Pachuca, ya que en días recientes comentó que si bien esta celebración será una oportunidad para que las ventas del comercio establecido repunten, no lo es todo, e invito a los suyos a (uso sus palabras) “cambiarse el chip”, y no esperar estos picos de venta creados por este tipo de festividades.

Le aplaudo, lo vitoreo y le doy toda la razón por su dicho. Si bien las tiendas departamentales no sufren altas y bajas significativas en sus ventas, cuando hablamos de los comercios locales, la realidad es otra, al carecer de estrategias, de planeación adecuada y de tener solo vista corta para generar flujo en efectivo, se ven mermados en sus ventas por cualquier fluctuación económica por mínima que esta sea.

Aunado a las carencias anteriores, esta la más preocupante y que puso en la mesa Ubaldo, una mentalidad pobre de aquel que tiene un pequeño negocio y que espera como lo he dicho hasta el cansancio, que sea el Gobierno Estatal quien haga algo, lo que sea para sacarlo del hoyo, un hoyo que en muchos casos el mismo cavo y en donde terminó por meterse. A título personal, en este punto es donde el Gobierno si debería intervenir, y me refiero a capacitar a la gente y entrenarla para darle las herramientas necesarias para trabajar y no solo diseñarles programas empresariales que son casi, casi asistenciales, que lo único que hacen es seguir incapacitándolos y generándoles una dependencia grande hacia él mismo, viéndolo como un “papá” protector y que saldrá a defenderlos siempre.

Total que el asunto es que para mañana harto dinero se gastará, y si, la fecha esta comercializada y mercantilizada, más allá de celebrar la función biológica tan bella de la maternidad se antepone hacer un “gasto” para demostrar el amor que uno dice tener.

Que si bien en muchos casos y sobre todo con las madres “modernas”, mucho daño ya está hecho y han aprendido a “medir” el afecto de sus hijos a partir del precio del regalo que reciban, pero afortunadamente aún son las menos.

Así que por favor no quiera lavar culpas o expresar amor con afecto material, lo invito a que sea mucho más genuino y si su madre aún vive, abrácela y bésela con verdadero amor, platique con ella, camine y tómela del brazo, pasé ese día dispuesto a complacerla ese es el mejor regalo que usted puede darle, recuerde que muchos años atrás ella también amor sincero le brindo sin esperar nunca nada a cambio.

Que pase un excelente fin.

dacc_cardenas@yahoo.com.mx