Déjame te pregunto

¿Candidatos independientes, los grandes marginados?

Fue por allá del 2009 cuando hubo elecciones intermedias, donde en nuestro país comenzó lo que yo llamo “pequeña” revolución, por la sencilla razón de que un grupo de ciudadanos (ellos no tan pequeños), formaron un movimiento que empezó a exigir que las cosas a nivel gobierno se transparentaran, pedían la rendición de cuentas de los legisladores, reducción de diputados y senadores en ambas cámaras, la opción de voto nulo, control en gasto público, reducción a presupuestos innecesarios y lo que hoy me lleva a escribir: la posibilidad de tener candidaturas independientes.

Desde ese año y hasta el 2011 después de tejes y manejes, el Senado de la República aprobó una reforma que mencionada entre otras cosas la consulta ciudadana, la reelección de legisladores y las candidaturas independientes.

Ese año los diputados de plano mandaron la reforma al refrigerador, y durante casi un año no la quisieron tocar (obvio no les convenía), hasta que las presiones los obligaron a ceder y la aprobaron, se publicó en el Diario Oficial de la Federación el 8 de agosto del 2012 y los señores se dieron un año de plazo para crear la ley que reglamentara a la reforma.

Un año donde de nuevo hubo presiones y protestas y gracias (hay que reconocerlo) al Pacto por México, a finales del 2013 vio la luz la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales, que permite la presencia de candidatos independientes para ocupar un puesto de elección popular.

En papel es un gran avance, pero en la práctica desafortunadamente fue hecha no con las patas, sería un insulto para nuestros legisladores, pero si para la total conveniencia de los partidos ya existentes.

En estas elecciones venideras por primera ocasión, estarán en su boleta electoral los nombres de gente sin partido, candidatos ciudadanos, ahora sí, como usted y como yo, que buscarán ser gobernadores, diputados locales, jefes delegacionales, alcaldes o diputados federales.

Este hecho por donde lo vea es histórico en nuestra democracia, sin embargo, es muy triste ver como nuestro Instituto Nacional Electoral, de manera consciente porque no veo otra forma, marginó, segregó, ignoró y olvidó a los candidatos independientes, ya que en lugar de promocionar esta nueva forma de hacer política entre todos nosotros, optó por guardar un silencio que nos lleva a pensar que en el fondo no le interesa (conviene) que el pueblo sepa.

Así que estos hombres y mujeres de plano han tenido que ir puerta por puerta primero para enterar a la gente que ya se puede ser candidato independiente, segundo que ellos son uno y tercero y lo más complicado, es pedirles que los apoyen con su firma y que les dejen sacar una copia de su IFE para mostrarla como evidencia de que si están dispuestos a darle su venia.

Además del tope de presupuesto de origen privado que deben tener para sus campañas, deben juntar el 2% de firmas de apoyo ciudadano para que puedan ser considerados como probables candidatos, y aquí es donde la puerca torció su rabo, porque no tienen apoyo alguno, no se les asignan recursos, no tienen “padrinos” dentro del gobierno, y mucho menos la estructura de un partido político para poder operar.

¿Ha visto algún spot de alguno de estos ciudadanos pidiéndole su voto? lo dudo, pero le aseguro que cada vez que va al cine o prende su televisión esta hasta el copete de ver uno de los casi 7 millones (leyó bien) de anuncios publicitarios que han difundido los partidos políticos como parte de sus campañas; nada más le paso el dato por ejemplo, de que las condiciones que tenía que cumplir una ciudadano para ser candidato independiente fueron publicadas en el Diario Oficial de la Federación el pasado 13 de febrero, y la fecha límite para juntar sus miles de firmas venció el 27 del mismo mes, haga sus cuentas, 14 días para cumplir un requisito de esa envergadura ¿Cómo la ve? El piso como dicen por ahí no está parejo para todos.

Y déjeme le digo que estos obstáculos son solo el comienzo, porque si pasan el filtro del INE y logran plasmar su foto en una boleta electoral, triunfo casi titánico, se enfrentarán a otra realidad desoladora, los independientes si tienen equipo, si tienen apoyo, si hay gente con ellos, pero nunca se podrán comparar contra la monstruosa maquinaria que es el sistema partidista, en donde varios partidos políticos que están llenos de corrupción y vicios, echarán mano de sus mejores artimañas y sacarán la cartera, para poder seguir permaneciendo en el poder con la compra disfrazada del voto.

Total que la cosa es que si usted no pertenece a un partido y quiere lanzarse como candidato, se enfrentará al reto más grande de su vida, acá en Hidalgo solo uno fue el valiente, se trata de Antonio Mota y repito, de todo el Estado fue el que se aventuró a usar esta nueva figura, veremos si llega.

Por cierto, hoy nació Benito Juárez y entró la primavera, del primero tenemos muchas referencias históricas, pero de la segunda por lo menos hoy sábado no se ve por donde pueda aparecer, las cosas ya no son como antes, ni siquiera en el clima.

Que pase un excelente fin.

 

dacc_cardenas@yahoo.com.mx