Sin edición

Más que una lección

El arzobispo de Monterrey, Rogelio Cabrera, dijo este domingo que la aprobación del impuesto de tenencia era una lección para que los políticos no “volvieran a prometer lo que no pueden cumplir” o no “basar una campaña en promesas y no en hechos”.

Lo dijo, pues el mismo gobernador Jaime Rodríguez Calderón tuvo que acudir al Congreso a pedir a los diputados que sostuvieran este cobro con un descuento de sólo 20 y no 50 por ciento como había prometido el año anterior.

En 2015, el Ejecutivo estatal propuso seguir cobrando este impuesto, luego de afirmar meses atrás durante su campaña que lo desaparecería por completo. La misma promesa se ha roto al hilo tres veces, ¿por qué habría que confiar una cuarta?

Un gobernador que no cumple, un coordinador ejecutivo que justifica, unos diputados que avalan un impuesto que supuestamente “ya no se iba a cobrar” o se cobraría en menor cantidad.

Cientos de argumentos sobre la necesidad de obtener recursos: las finanzas están mal, el estado fue “saqueado”, “es que sí quiero, pero no puedo”; hay incluso quien justifica el cobro del impuesto como un incentivo para dejar los vehículos y volvernos una ciudad más peatonal, autosustentable, amable con el medio ambiente.

Razones puede haber un montón y algunas de ellas son ciertas, otras incluso son urgentes, pero el meollo del asunto es que no cumplieron.

Lo que el cardenal no dijo es que la “lección” no puede ser sólo para el político actual o los del futuro, debe ser para los ciudadanos. Si los funcionarios públicos no cumplen sus promesas, y más allá de ello las rompen sistemáticamente año tras año ¿deben seguir siendo “servidores públicos”?

Ningún empleado en este país goza de ese privilegio, quien no cumple su trabajo, quien no alcanza las expectativas requeridas para el puesto, es despedido; todos, menos los políticos mexicanos.

Por cierto, este lunes el Congreso del Estado avaló en primera vuelta las reformas que permiten la revocación de mandato, no es que una cosa tenga que ver con la otra, ¿o sí?

Twitter: @dameluna