Sin edición

¿Y dónde están los partidos políticos?

Tras el descalabro de la contienda electoral en junio del año pasado, los partidos políticos han brillado por su ausencia, y si bien el PAN renovó su dirigencia, su líder, Mauro Guerra, se decidió por un perfil bajo y con ello su frecuencia está casi fuera del radar.

Esta semana comenzará la renovación de sus comités municipales, pero en casi todos habrá candidatos de unidad; falta interés de los panistas o de plano la cohesión es tan endeble que no se quieren arriesgar a una contienda. Es posible que sólo en Monterrey y San Pedro haya algo de competencia, pero estas asambleas serán hasta febrero y marzo.

En el Partido Revolucionario Institucional no queda claro quién es "el primer priista del Estado", ahora sin cabeza y con una delegada especial que despacha desde un hotel y poco se para por la sede del partido.

El alcalde de Monterrey, Adrián de la Garza, ha tenido mínimas apariciones públicas y una buena parte de las dependencias más importantes siguen sin titular y funcionan con encargados.

Por ahí se ve constantemente al edil de Guadalupe, Francisco Cienfuegos, y el coordinador de los diputados, Marco González, se ha tomado un receso junto con el primer periodo de sesiones.

El PRD ni siquiera alcanzó el 3 por ciento de la votación, no tiene presencia en el Poder Legislativo y sus dirigentes parecieran siempre los mismos. En los rumbos del Partido del Trabajo se barrieron de safe y en extra innings para conservar el registro y siguen aún festejando el logro. El Verde Ecologista, "calladito se ve más bonito" y más tras los escándalos a nivel nacional.

Pilar Lozano dirige, por lo pronto, Movimiento Ciudadano, un instituto político que, con el efecto Bronco, logró obtener más del 9 por ciento de la votación para diputados locales, logrando tres curules, algo que nunca había hecho un partido de nueva ceración, sin embargo aún está en construcción y ahora sí que no se ve movimiento por ahí.

Total que nadie se mueve, aun y cuando tras la elección todos afirmaron haber "aprendido la lección" y juraban que estarían "más cerca de los ciudadanos" y bla bla bla. Quizá aún no se terminan de lamer las heridas, pero deben considerar que como dicen las abuelas: "Santo que no es visto, no es adorado".

@dameluna