Sin edición

Demasiadas primeras veces

Hace diez años, en una plaza comercial de la zona más acaudalada de nuestra metrópoli, tuvo lugar una ejecución. Quizá no era la primera, pero cimbró a la ciudad que reclamó: “Esto antes no pasaba aquí”.

Después vinieron más y más ajustes de cuentas; niños, adolescentes, estudiantes que perecieron en un fuego cruzado. Atentados a lugares públicos que dejaron un reguero de víctimas, involucradas o no, personas que tenían una familia, una vida antes de que todo terminara abruptamente.

Se halló la primera narcofosa con piezas de cuerpos en San Juan, Cadereyta; no cadáveres completos, sino miembros separados: torsos, brazos inidentificables. Nos asustamos y pensamos: “Esto nunca había pasado aquí”.

Incendiaron el casino Royale, rafaguearon el Sabino Gordo y los nombres de los desaparecidos se empezaban a bordar en pañuelos y sus madres deambulaban de una a otra agencia del Ministerio Público sin recibir una respuesta.

Nuestros policías comenzaron aportar armas de alto poder y a vigilar las calles en posición de ataque; en los puentes peatonales colgaban sin vida los cuerpos de aquellos que integraban una u otra banda criminal, y los que habitamos la ciudad solo atinábamos a decir: “Es la primera vez que…”.

Mataron a un juez, a un alcalde, a innumerables policías y nos seguíamos quedando sin hechos sin precedentes, ya todo había pasado al menos una vez; ya teníamos cómo comparar tragedias.

La semana pasada, un jovencito se quitó la vida después de disparar a varios de sus compañeros y a su maestra; estaban en el interior de un colegio particular, en una zona de clase media alta en la ciudad de Monterrey. Una tragedia donde solo hay víctimas.

¿Y nos quedamos preguntándonos los porqués? ¿En serio? Este joven nació en una ciudad violenta, donde los cadáveres de decenas siguen encontrándose en ranchos de la periferia; donde la violencia familiar es el principal delito y la violencia sexual el segundo, y parece que la impunidad está por encima de casi todo.

Se nos están acabando las primeras veces…

Twitter: @dameluna