Sin edición

Derechos recortados

La posición del gobierno de Jaime Rodríguez ante las víctimas de delitos y violaciones de derechos humanos ha sido más bien elocuente en sus declaraciones; ha dicho que los desaparecidos “andan en malos pasos”, o la violencia contra las mujeres se resuelve con “amor y perdón”.

Hace unos días terminó hablando de amor y respeto, pero asociado a una cuestión religiosa; el punto es que no tiene idea.

Esto queda en evidencia con el recorte extremo realizado al presupuesto de la Comisión Estatal de Atención a Víctimas, nada más un 40 por ciento.

La propuesta del Ejecutivo Estatal que será votada durante este mes reduce de 40 millones 923 mil pesos a 28 millones 047 mil para el 2017.

El asunto principal aquí es que el mayor impacto lo ha recibido el rubro de “Ayudas sociales a personas”, que es precisamente el dinero para reparar el daño a las víctimas. De los 25 millones de pesos que tenía este fondo en 2016, en 2017 solamente tendrá 5 millones de pesos.

Creo que a los genios fiscales del gobierno en turno no les queda claro que ese dinero sirve para la reparación integral del daño que por derecho les corresponde a las víctimas de delitos o de violaciones de derechos humanos.

Se trata de un sinsentido toda vez que las víctimas de delito no hacen más que crecer, y mientras tanto el presupuesto para su atención se reduce.

A nivel federal se habla con urgencia de regular la operación del Ejército en las calles y gran parte de ello se debe a la falta de controles con los que ha operado, provocando a su paso graves violaciones a los derechos humanos.

El gobierno estatal parece ajeno a la realidad nacional, se queda en lo doméstico e insiste con pedir a ciudadanos que paguen, que tapen los baches, que trabajen duro, que hagan labor social, y que se conviertan en héroes por su estado.

Por el momento la bola está en la cancha de los diputados, aún se puede corregir el rumbo, ¿tendrán la sensibilidad para hacerlo?

Twitter: @dameluna