Sin edición

Matemáticas legislativas

El impuesto sobre la tenencia de vehículos no se reducirá según lo prometido el año pasado a un 50 por ciento, y no sólo es debido a la insistencia del gobernador Jaime Rodríguez Calderón, sino al clamor de los alcaldes, que reciben parte importante de la recaudación.

El Bronco ha dicho que pagará el costo político de no mantener la promesa, pero los presidentes municipales prefieren guardar silencio y “mandar por delante a los diputados” locales de sus partidos políticos de procedencia.

Entre los integrantes del Congreso, los panistas han dicho y reiterado: “No pasará”, pero el resto ha guardado un conveniente silencio porque a final de cuentas van a tener que aprobar la propuesta del Gobierno en sus términos “en beneficio de los municipios de Nuevo León”, o cualquier otra razón que se les ocurra en el momento.

Se dice y es correcto, que para pasar esta propuesta deben estar de acuerdo tres cuartas partes de los integrantes de la Legislatura, lo que llaman mayoría calificada; es decir, 28 de los 42, sin embargo, dejando a un lado los números totales y tomando como punto de partida las prácticas en el Poder Legislativo, todo se reduce a un equilibrio de conveniencias y números.

Quitando de la ecuación a los 17 diputados del PAN, y suponiendo que el resto de las fuerzas políticas representadas acceden a no reducir el “descuento” de la tenencia de 20 a 50 por ciento como se había pactado desde el año pasado, la suma da 25; faltarían sólo tres.

Sin embargo, el reglamento del Congreso señala que en una segunda llamada se tomará en cuenta a la mayoría calificada de los presentes en la sesión, no del total de los diputados, y si no acuden todos, el número de legisladores necesarios es menor y las posibilidades de que la tenencia no se reduzca se incrementan.

Al final de cuentas, las promesas de campaña, las necesidades económicas de los municipios y los intereses de los diputados locales se reducen a simples matemáticas legislativas, mientras a los ciudadanos de Nuevo León, con todo y aguinaldo, no les saldrán las cuentas.

Twitter: @dameluna