Sin edición

“El que mucho abarca…”

Primero fue la administración de los centros penitenciarios, y ahora el Instituto de Control Vehicular; conforme pasa el sexenio, la Secretaría General de Gobierno comienza a acumular funciones y facultades.

Manuel González tiene cada vez más encomiendas, un caso similar al de Jorge Domene en la pasada administración y que fue tan duramente criticado y satirizado.

El asunto, es que fiel al estilo de la actual administración solo anuncian que van a hacer pero nunca dicen cómo ni cuándo. Lo que es evidente, es que la salida de Fernando Elizondo Barragán (al que algunos políticos locales llaman entre dientes “Don Frenando”) ha servido para dinamizar la figura de la Secretaría General de Gobierno.

Las continuas riñas dentro de los penales del estado tuvieron como consecuencia el anuncio de un reordenamiento que aún no queda claro; el único aviso que hicieron es que las cuestiones administrativas pasarían al equipo de Manuel González.

Destacan que es necesario hacer diversas modificaciones legales para que esto sea posible, mismas que tienen que realizar los diputados locales cuya relación con el aludido no es especialmente buena.

Ahora, resulta que ante la renuncia del director del Instituto de Control Vehicular, deciden eliminar esta dependencia y dejarle atribución de la recaudación por el impuesto de tenencia y otros servicios, también a la misma secretaría.

Dicen que como la tenencia ya no se va a cobrar (lo vienen diciendo desde campaña), pero ¿alguien ha reparado en la deuda del ICV? ¿Pasaría a formar parte del pasivo del gobierno central? ¿Cómo afectaría la reestructura que actualmente se realiza? ¿Afectaría la calificación crediticia del Gobierno de Nuevo León?

Nomás falta que ante esta posibilidad le den también a Manuel González la operación de la Secretaría de Finanzas y Tesorería del Estado para que solucione también estos inconvenientes.

Habrá que tener en cuenta la sabiduría popular: “El que mucho abarca, poco aprieta… o se le cansan los brazos”.

Twitter: @dameluna