Sin edición

De consultas y consejos

Hay dos formas en las que los políticos ganan tiempo cuando tienen enfrente un tema complicado: las consultas y los consejos ciudadanos.

Hay ejemplos clarísimos en el Gobierno Estatal: el impuesto a la tenencia de vehículos, Monterrey VI y la reestructura de la deuda.

En los dos primeros casos, el asunto hizo agua porque se derivaban de dos promesas de campaña de Jaime Rodríguez Calderón, quien se comprometió a eliminar el impuesto, pero al momento en que el Congreso se le adelantó, eliminando de la Ley de Hacienda, resultó que el compromiso era diferido y tardará dos años en cumplimentarse.

Después de muchos dimes y diretes, mesas de trabajo y, por supuesto, una consulta en línea, se llegó a la conclusión de que la desaparición sería paulatina.

Las críticas al proyecto del acueducto que traerá agua del río Pánuco se hicieron no sólo por parte del Bronco, sino también de su coordinador de Gabinete, Fernando Elizondo Barragán, quien entonces era candidato de Movimiento Ciudadano.

Sin embargo, y después de una visita del mandatario estatal al presidente Enrique Peña Nieto, se habló de analizar opciones y ante la crítica inmediatamente se recurrió al consejo de sabios.

Lo mismo sucedió con la contratación de un asesor financiero, vulgo bróker, para la reestructura de la deuda; ahora resulta que el grupo de expertos no ha sido llamado, pero ya se analizan opciones.

En el Congreso pasa lo mismo; reciben un veto y someten a la reforma a consulta electrónica. Pasó con la tenencia y ahora con las reformas a la ley de protección a los no fumadores.

Los legisladores aprobaron regresar las zonas de fumar a los restaurantes, el Gobierno se inconformó y los acusó de estar "coludidos" con los restauranteros.

Ante la presión de la iniciativa privada y del gobierno, el Poder Legislativo decide escuchar a los ciudadanos; sin embargo, son pocos los interesados en participar en ese debate, unas mil 500 personas han entrado a contestar la encuesta.

El gobernador no se quiere quedar atrás y, fiel a su costumbre, utiliza su Facebook para hacer una encuesta bastante dirigida, en la que además usa su logotipo de campaña.

Existe una línea muy delgada entre tener un gobierno ciudadano y usar a los ciudadanos para lavarse las manos. En política uno tiene que aprender a pagar el costo de sus determinaciones, finalmente, para eso fueron electos.

@dameluna