Sin edición

Las otras alertas

Los asesinatos de mujeres en los que se encuentra presente la violencia machista han escalado en Nuevo León de un modo que ya se ha dado cuenta; incluso se conoció la declaración de un hombre que se autonombró feminicida, tras cometer 16 homicidios contra mujeres.

La violencia familiar se ha incrementado 10 por ciento y es el delito más denunciado a decir de las estadísticas de la Procuraduría.

Con base en estos hechos, el Sistema Nacional para Prevenir la Violencia contra las Mujeres declaró la semana pasada a varios municipios metropolitanos en Alerta de Género.

Consiste en una serie de acciones de emergencia implementadas para enfrentar y acabar con la violencia; contempla protocolos de investigación sobre feminicidios, programas de prevención y reformas para eliminar la desigualdad en la legislación y política pública que atentan contra los derechos de mujeres y niñas.

La pregunta es: ¿Cómo es que se llaga a un clima de vulnerabilidad tan grande, para tener que emitir una alerta? ¿Se puede seguir alegando que es una cuestión cultural? ¿Responsabilizando a las madres que crían machos y a los padres que los celebran? ¿Es sólo eso?

Qué pasa con los jefes que subestiman a sus empleadas; con las jefas que oprimen y critican a sus subordinadas; con los diputados que se reúnen en bares para negociar acuerdos sin invitar a su homóloga femenina o que se ponen de acuerdo para retrasar indebidamente reformas que ayuden a la igualdad política.

“Machos progres” que se burlan de sus amigas y colegas, diciendo que “exageran”; miles de anónimos en redes sociales que lanzan amenazas de muerte cuando una se atreve a levantar la voz. Maestros que se rehúsan a enseñar a mujeres porque “al fin de cuentas se van a casar”.

¿Quién los sanciona a todos y a todas ellas? Ahí hay otras muchas alertas y no se necesita un Sistema Nacional que las señale; urge un autoanálisis, en algunos casos hasta un exorcismo personal, porque de nada sirven las acciones de Gobierno si no hay un cambio total de mentalidad.

Twitter: @dameluna