Sin edición

Doble discurso

Los contrasentidos son comunes en la política y el Congreso del Estado suele ser uno de sus escenarios principales; ahora le tocó el turno a la diputada del PRI, Alhinna Vargas, protagonizar uno de ellos.

La legisladora pide a la Comisión Estatal de los Derechos Humanos que cense a las empleadas domésticas del estado de Nuevo León. Dice en su propuesta que se trata de establecer un módulo de información para que conozcan sus derechos.

Además de poco original, pues ya lo intentó en su momento el alcalde Mauricio Fernández Garza, este tipo de padrones son ilegales, contrarios a los derechos humanos, como bien se pronunció la CEDH en 2011 durante la primera "intentona".

Vargas dice que se debe hacer una campaña de concientización, para que este sector tenga un trato digno al momento de realizar su trabajo, entonces ¿para qué necesita empadronarlas a ellas?, ¿no sería más fácil que el curso se le diera a los patrones?

En Nuevo León habitan al menos 40 mil mujeres hablantes de lengua indígena, la mayoría de las cuales se desempeñan en el trabajo doméstico, principalmente en el municipio de San Pedro, donde laboran de quedada al menos 2 mil, casi todas jovencitas de entre 15 y 19 años. Además de aquellas que sólo trabajan durante media jornada.

La diputada dice reconocer la labor de las empeladas domésticas y afirma que son un "bastión para el hogar" y parte de la familia, insiste en que deben ser acreedoras a "una retribución digna, contrato de trabajo, horarios reconocidos, derecho al desempleo y reconocimiento de pensión".

Las personas que se desempeñan en el trabajo doméstico pueden conocer sus derechos, e incluso intentar ejercerlos, y empoderarlos es una buena idea, pero más aún sería sensibilizar a sus patrones en el trato humanitario y la retribución justa.

Sería más efectivo que en su papel de legisladora local propusiera alguna iniciativa a nivel federal para regular el trabajo doméstico, eso está entre sus atribuciones. Eso, o quizá tener mejores asesores para no incurrir en hacer propuestas que sólo "parezcan" buenas, y que además sean ya "repetidas".

@dameluna