Sin edición

Indecisos

A un año de haber asumido el encargo y en plena época de informes, los alcaldes metropolitanos siguen deshojado la margarita en el tema de la reelección.

Serán la primera generación de presidentes municipales que puedan acceder a la oportunidad de optar por un segundo periodo al frente de la administración, pero al menos hasta el momento nadie quiere ser el primero en decir “yo sí quiero”.

Lo más que se atreven a señalar, es que lo decidirán el otro año, o envueltos en esas retóricas partidistas señalan que será una decisión que se tome en conjunto con su instituto político o bien se envuelven en la bandera “ciudadana” y afirman, que “por ahora están concentrados en servir a los habitantes de su municipio” y demás blablablá.

Lo cierto es que al menos en Monterrey, el dirigente estatal del tricolor ya ha dicho que Adrián de la Garza es el gallo.

Más allá de respaldos partidistas, los alcaldes van a necesitar tener resultados con que acudir de nueva cuenta a pedir el voto, y ante la situación de seguridad y la poca inversión en infraestructura, más vale que le vayan metiendo el acelerador.

Ahora si salvaran estos obstáculos, está uno más, ya lo señalaban en el pasado ciclo de Reflexiones sobre la Reelección, organizado por la Comisión Estatal Electoral, Luz María Cruz, directora de divulgación en el centro de capacitación del Trife, y Kenneth F. Greene, profesor de la Universidad de Texas, en Austin, hay desventajas importantes en el modelo que se pretende aplicar

Entre ellas, además de una mayor injerencia de las dirigencias partidistas y la forma de repartición del financiamiento público, además de otras omisiones que podrían generarán problemas; principalmente en el uso de recursos públicos, propaganda, paridad de género y candidaturas independientes.

Si bien el Poder Legislativo tiene que hacer algunos ajustes en las normas y los órganos electorales en los reglamentos, los actuales alcaldes tienen una gran posibilidad, pero también una gran responsabilidad por delante. Igual y por eso prefieren mantenerse calladitos.

Twitter: @dameluna