Desde la Grada

Como calzón de p…

La selección mexicana de futbol ha terminado su peor participación en un Hexagonal final rumbo a una Copa del Mundo, quedando a expensas su clasificación en el repechaje ante Nueva Zelanda. Lo que ha sucedido ha sido realmente utópico, calificado de vergüenza, fracaso, aberración, chiste, etc.

Pero cómo se llegó a esto siendo que en la ronda anterior México fue el único equipo que ganó sus seis partidos, anotando 15 goles y recibiendo sólo 2, ambos en los primeros dos encuentros. El equipo del ‘Chepo’ era práctico, no jugaba de forma espectacular pero defendía bien y anotaba las pocas ocasiones que creaba. Esto último ya era una preocupante para encarar la fase final, debido a que los rivales serían más competitivos y la suerte o racha de cara a gol es algo que no siempre te acompaña. Además de ciertos errores tácticos que el técnico insistía en cometer. Pero claro, nada de ello se corrigió.

La situación cambió con el amistoso ante Estados Unidos en que se perdió el invicto en el Azteca y el primer empate a cero goles, ante Jamaica. Se notó la misma desesperación en el campo que la que ahora muestran los directivos al cambiar entrenador. Y la historia ya la sabemos, no se pudo jugar bien con De la Torre al frente en ningún partido, mereciendo la destitución prácticamente después del otro empate ante Estados Unidos. Pero la decisión no se tomó a tiempo y el barco naufragó con un capitán necio en enderezar el rumbo de la manera adecuada.

Fue una buena idea apostar por él, tenía argumentos de un juego equilibrado y títulos, luego ganando la Copa Oro 2011 con autoridad, pero mostró inoperancia en sus cambios y posturas tácticas necias en sacar a dos de sus mejores jugadores de sus posiciones como Carlos Salcido y Giovani Dos Santos. Lo increíble es que con este último Vucetich cometió el mismo error, evitando que Gio pudiera aprovechar su explosividad con menos metros por recorrer y en total libertad de movimientos, y no limitado a una banda y con obligación de marca.

A Luis Fernando Tena sólo lo usaron para que alguien dirigiera la presupuestada derrota por 2-0 de cada cuatro años en Columbus y llegó Víctor Manuel Vucetich, cambiando un poco la mística desde los vestidores hasta la relación con la prensa. Sus grandes aciertos: rescatar al veterano líder Rafael Márquez; la posición y labor de Carlos Peña; y la confianza en Raúl Jiménez. ¿’Chicharito’? Con tantos goles en tan poco tiempo también la merecía al menos en el duelo contra Panamá, pero como dije antes, las rachas buenas no están siempre y el tapatío está en una muy negativa.

Vuce es un técnico reconocido, que podía afrontar el reto y clasificar al Mundial. Pero el poco análisis y la nula idea de lo que realmente se quiere hacer con el equipo en la cancha hace que se tomen estas decisiones. Si aguantan, quitan y ponen directores técnicos cada que se les antoja entonces no están haciendo un proyecto. Los objetivos se consiguen mediante procesos. Si por mí fuera seguiríamos con LaVolpe y créanme que esto no estaría pasando.

¿Miguel Herrera es un mago? ¿Creen que con puros gritos México podrá con los neozelandeses? ¿Piensan que la Liga Mx y la clasificación al Mundial son jugarte lo mismo? ¿Todo el América más unos pocos calificarán sin que les tiemblen las piernas? ¿Recuerdan que Paul Aguilar, el ‘Maza’ Rodríguez o el ‘Topo’ Valenzuela han sido probados y no han dado la talla en el Tri? No solo es cuestión de actitud sino de futbol. Los de mejores condiciones técnicas y mentales son los que deben estar. Y sea con los que se juegue, ojalá califiquemos.

¿Vucetich o Herrera presentaron proyectos para los objetivos que se plantearon a nivel deportivo? ¿Sus ideas de juego? ¿La corrección de errores, las mejoras, los tipos de entrenamiento, el análisis de los jugadores convocados y los partidos del proceso anterior?  Sólo los presentan buscando que hagan milagros sin preguntarles el cómo lo harán.

¿Qué hace Vergara ahí si sus Chivas llevan años sin levantar? Deberían participar en estas decisiones solo los presidentes o directores deportivos que tengan más de dos años en sus cargos y sus equipos estén situados en los mejores lugares de porcentajes.

Como calzón de puta, así tratan a la selección mexicana de futbol.