AGORA

La locura en el poder

Todos los malos políticos (incluyendo algunos de Coahuila y Durango), deberían correr con la misma suerte del ex gobernador de Veracruz Javier Duarte por dos razones: por corruptos y por idiotas.

Y es que hablar sobre la corrupción en Veracruzes como hablar del teatro griego (convertido en tragedia), donde el infortunio y la desgracia recaen en un actor llamado Gobernador, donde la obra apenas empieza y deberá desarrollarse antes del 2018.

Mi colaboración de hoy, lleva por título el nombre de un libro que terminé en días pasados: “La locura en el poder” (De Calígula a los tiranos del Siglo XX), ensayo que bien hubiera acogido la historia del exgobernador Duarte desde un contexto latinoamericano.

En dicho libro, ejemplos de políticos excéntricos, patéticos, locos, inestables, etc., son motivo de análisis.

Sin embargo, la historia de Duarte apenas empieza ysería,  un capitulo incompleto en mi sueño hipotético.Tal parece que el poder en bruto a los políticos los vuelve ciegos y sordos y los convierte en perfectos enajenados mentales, como si de trastornos cerebrales se tratara pues se abstraen de la realidad. Lo anormal no lo comunican como normal.

Nadie en su sano juicio podría concebir las conductas desplegadas al amparo del poder como lo han hecho muchos gobernadores y exgobernadores. El ejercicio del poder conlleva entender un fenómeno político (intrínseco e indisociable) que a todos los ciudadanos nos atañe y es: el poder soberano; el cual se deposita en los políticos para que por medio del podernos gobiernen con responsabilidad, disminuyan la pobreza y mejoren los niveles de bienestar. 

Todos los políticos en el ejercicio de sus funciones despliegan capacidades y competencias, así como defectos y debilidades.

El problema está cuando se sienten intocables en el templete del ladrillo. El comportamiento del político Veracruzano fue a todas luces “anormal” y como tal debe ser tratado, como la locura en el poder donde algunos coterráneos en el pasado reciente también se volvieron locos. 



@cuauhtemocarmona