AGORA

¿Qué diablos falta?

La negociación es un arte. Cuando dos actores se sientan a la mesa a negociar es porque uno tiene algo que el otro quiere. Las partes están dispuestas a escuchar la oferta del otro, generar una contra propuesta y llegar a un acuerdo mutuamente. ¿Qué sucede cuando la parte débil obtiene lo que quiere de la parte fuerte sin dificultad? ¿Hasta cuando sigue pidiendo?Los jóvenes inconformes del politécnico lograron que el Gobierno Federal atendiera sus llamadas. Lograron que el Secretario de Gobernación se quitara el saco, se arremangara la camisa y diera lectura a su pliego petitorio. Lograron que fueran respondidas todas sus demandas en poco tiempo, sin embargo no  fue suficiente.¿Qué sigue para los estudiantes del  Politécnico? ¿Hasta cuándo volverán a clases? ¿Cuántos Secretarios de Estado quieren en la negociación? ¿Hasta cuándo regresarán a clase?Si partimos del principio de que una efectiva negociación involucra a dos actores que buscan un equilibrio dentro de un win set, es decir, una opción de entre el conjunto compuesto por los posibles resultados que serían aceptables por las partes, el Politécnico se está acercando al borde de él. Hago votos para que una de las partes, en este caso los jóvenes estudiantes no se vean tentados porque la SEP, no tiene, ni debe negociar lo absurdo e inaceptable. El movimiento de los jóvenes en el poli  quiere la reiteración a la  solución a sus demandas; el Gobierno Federal quiere estudiantes en las aulas que no pierdan el ciclo escolar, sin protestas ni problemas que sean caldo de cultivo para el enfrentamiento donde pareciera, lo quisieran provocar como sí de opresores y oprimidos quisieran recordar décadas pasadas reviviendo el fantasma de Díaz Ordaz. Hasta el momento el gobierno ha mostrado disposición y una actitud de negociación proclive a satisfacer sus demandas con negociadores probados en la cosa pública, entonces, me surge una pregunta: ¿qué postura debería adoptar la SEP, si el movimiento de estudiantes del IPN se oponen al acuerdo de regresar a clases?Ayer, la consultora  política  Gisela Rubach (que mucho  entiende del ejercicio del poder) en las redes sociales aventaba una reflexión y pregunta al aire: “El Estado cuenta con todas las capacidades, humanas, tecnológicas para enfrentar con éxito al crimen. Entonces ¿qué diablos falta?” La Secretaría de Educación Pública  les ha dado todo al movimiento estudiantil del IPN,  hay  razón para que regresen  a clases, no obstante, como diría mi Maestra Rubach: ¿Qué diablos falta? 


ckarmona@yahoo.com.mx