AGORA

Sacarse la lotería

No creo en la suerte, creo en las probabilidades y circunstancias que de manera aleatoria,  sobre una base probabilística (matemática), hacen que las cosas  sucedan.  Pero eso de comprar cachitos de Lotería me parece en lo personal, un tanto ocioso,  a pesar que en la  Familia si mi memoria no me falla  el recordad Tío Florentino,  con la compra de un cachito,  se volvió por un momento rico más no  millonario,  aunque siempre fue un hombre abundante y rico  en camaradería y buen humor.Sin embargo, más allá de mi ausencia azarosa por el juego y los cachitos de lotería, no deja de sorprenderme el comentario de la legisladora Carpinteiro al ser grabada telefónicamente con un empresario y hablar sobre negocios.  No es casual que una profesionista tan experta en telecomunicaciones como es la legisladora Perredista, y  además  Secretaría Técnica   de la Comisión de Comunicaciones de la Cámara de Diputados,  le proponga a un empresario en una  conversación telefónica, un sistema parecido a un  MVNO (Operador Virtual de Servicios Móviles) para revender servicios de telecomunicaciones, y exclame: “Yo creo que ya, ya nos sacamos la lotería. Hablo en serio”.El tema de la corrupción en la política mexicana se ha vuelto sin duda  un mal endémico que ante la evidencia y denuncia del homo videns como diría Sartori, aquí no pasa nada. ¿Un país de ciegos? Grabaron al Niño Verde recibiendo millones por gestiones en la Península, a Bejarano con cientos de ligas soportando miles de pesos, cuentas de ex gobernadores con millones de dólares en el extranjero   perseguidos por la DEA, empresas quebradas trabajándole al Gobierno, y tal parece que aquí no pasa nada y que todo es justificable al amparo de la politiquería de aquellos advenedizos que cuando acceden al poder, es para enriquecerse, hacer negocios o buscar compadrazgos del más alto nivel con riquezas inexplicables que les permiten comprar hasta islas.En ese sentido, no es casual que en el último informe de Transparencia Internacional, ubicó a México en el lugar 106 de 177 en corrupción. Los esfuerzos son escasos  en materia de combate a la corrupción, pero mientras no tengamos políticos éticos que partan de la premisa de servir, y no de servirse con los recursos públicos que  manejan, seguiremos viendo millonarios sin trabajo y sin comprar billetes de Lotería. La transparencia y rendición de cuentas serán sin duda el aliciente que a través de la sociedad civil sin compromisos, y con el concurso de periodistas plurales y sin  chayo podremos formar como sociedad,  políticos comprometidos con el gobierno, con los servicios públicos, con la gente que menos tiene, y no, lucrar con el puesto que antes de sentarse, ya tienen amarrados contratos o bien, pensando en negocios que los harán ricos, como aquél que se saca la Lotería. 


ckarmona@yahoo.com.mx