AGORA

Saber ganar, saber perder

La democracia es “un sistema en  que los partidos pierden elecciones” diría Adam Przeworski, y así lo entendemos quienes creemos y confiamos en las instituciones políticas. Y en ese sentido, según las encuestas al día de hoy  existen  oportunidades para acceder o mantenerse en el poder por la vía electoral  a las  distintas fuerzas políticas en las nueve gubernaturas a disputarse en Junio próximo.

Los resultados de las encuestadoras ubican a las tres fuerzas políticas del País disputándose de manera equilibrada varías entidades (PAN-PRI-PRD) donde sin duda más allá de éstas tres,  la fuerza de Morena ha logrado dividir a la izquierda y sacar en gran medida buenos números para seguir en la ruta para el 2018.

La tercera es la vencida dirá López Obrador que aquel dicho: “Divide y vencerás” sigue siendo rentable políticamente. Sin embargo, quienes han pasado de las luchas intestinales por los pactos de unidad estoy convencido han logrado mayor cohesión para sus candidatos.

Hoy en día, como diría una gran experta en elecciones electorales, Gisela Rubach, las campañas se ganan en la calle y sólo el 64 % de la población que ve spots de televisión considera que poco o nada éstos influyen para tomar una decisión por quien votar. 

Sin embargo, estas campañas no son decisivas en spots  cuando hay nuevos electores (sobre todo los jóvenes) que votaran fuera de modelos corporativistas, manipulados o clientelares.

Estoy convencido que para ganar campañas en una democracia como la nuestra, la información es importante, pero la compenetración y el conocimiento de los candidatos es primordial en su entorno político-territorial, la clave del éxito o fracaso  es la gestión, el desempeño y que tan popular o conocido es el candidato ante el  electorado. 

Para las próximas elecciones aún queda un tiempo razonable, y los candidatos  con trayectoria, experiencia y discursos claros son los que están aventajando como el Bronco que sin partido,  está pisándole los pies al PAN donde el PRI lleva la delantera en Nuevo León.  

En una democracia se gana y se pierde, aún con el 0.56% de la votación que AMLO  nunca reconoció en el 2012 ante el expresidente Calderón.

Lo importante de estas elecciones que están en puerta, es que todos los que juegan en un contexto democrático, saben las reglas y muchos van ganando por haber aprendido de la derrota, y otros,  van perdiendo porque no supieron ganar a pesar, como diría Churchill que  “la democracia es el peor sistema de gobierno inventado por el hombre. Con excepción de todos los demás”. 



ckarmona@yahoo.com.mx