AGORA

Puentes que caen…

En la Laguna pareciera que los puentes se construyen con la idea de rendirle honor a la mediocridad, corrupción y al “valemadrismo” (permítaseme) la expresión, pues no es posible que las construcciones de puentes en el pasado reciente en La Laguna sufran con periodicidad, colapsos y desfiguros en su estética y estructura; aclarando que las construcciones del pasado como el puente “naranja-plateado” o el de Ojuela, siguen tan vigorosos como el “Golden Gate” en San Francisco construido el siglo pasado. 

He tenido la oportunidad de conocer puentes emblemáticos como: el “Tower bridge” en Londres, el de Brooklyn y el de San Diego Coronado en Estados Unidos y recientemente el Bósforo en Turquía,  y como todo oriundo de barrio, me he quedado con la boca abierta. Me he sorprendido de la ingeniería y arquitectura de esos puentes, todos construidos en el siglo pasado y con recursos públicos a diferencia de los nuestros, que han sido construidos este siglo y  colapsados seguramente por la negligencia, de quienes los construyeron.  

Hay cierta manía en mí de comparar todo, quizás sin tomar en cuenta el principio de justeza, sin embargo, a través de la observación y comparación es como también podemos mejorar e igualarnos a los mejores. Alguien quien me ataque de exagerado deberá decirnos que nos comparemos con los puentes que construyen en Haití o en Tangamandapio.

Quizás peco de exagerado en comparar puentes famosos en el mundo con nuestros puentes comarcanos, pero esos puentes en uso me provocan una pregunta que lanzo al aire imaginándome instalado en el puente de ojuela: ¿Por qué en otros países los puentes no se caen y  fracturan  y aquí sí? 

Aquí y en China los puentes sirven para comunicar. En la Comarca Lagunera pareciera sirven para reconocer la mediocridad y buscar responsables en el  mal uso de los recursos públicos. Nos iremos acostumbrando a experimentar que los puentes tarde que temprano caen…me niego a pensarlo.  


ckarmona@yahoo.com.mx