AGORA

La Pasión en tiempos de elecciones I

La pasión y sus manifestaciones, es la base de la humanidad. Sin ella, la historia, la novela y el arte serían inútiles.  Balzac


El político tiene tres formas de comportarse; cuando busca el poder, cuando lo ejerce y cuando lo pierde. Y son estos tres estados los que mueven las pasiones de quienes se enrolan en la vida política de un país, de un estado o de un municipio. Nunca antes hubo una pasión tan desbordada por quienes aspiran a gobernar y no es para menos. Coahuila y el estado de México en manos del PRI por primera vez, se ven con la posibilidad de entregar el mando a fuerzas políticas distintas que no obedecen a la hegemonía de un partido en estado de coma.  

Las fuerzas políticas distintas al PRI, pareciera se organizan con pasión por desplazar a quienes han conducido el poder desde la época postrevolucionaria, para dar paso a una nueva generación de políticos con un rostro distinto donde gran parte de la sociedad reclama: no más PRI. 

Entender a los políticos estoy convencido es un arte. Para comprender la esencia intrínseca que condiciona su comportamiento, es remontarnos a lo clásicos para intuir con exactitud los pasos de quien se dice político, entendiendo a la intuición desde un sentido morfológico que nos permite construir sobre lo que se percibe a la vista. Los grandes teóricos de la política en ese sentido hacían la reflexión: ¿Qué debe ser un político? 

Los clásicos insistieron en dos modos de ver el mundo. Cómo deben ser las cosas (Platón y Kant) cómo son (Aristóteles-Nietsczche).

El moralista-idealista y el realista- nihilista. Y es que el político de ayer, como el de hoy debe volcar su esencia política como diría Michels en tres virtudes: “pasión, sentido de responsabilidad y mesura”.

Esta conceptualización pudiera ser incomprensible, ¿pero que acaso el político no se vuelca en emociones? Prometen con una entonación casi mesiánica en tiempos de elecciones como cuando Moisés, exhortaba a las aguas turbias a convertirse en mansas con el apoyo de Yahvé. Esta enunciación, puede parecer exagerada de ser incorporada a la praxis, pero que acaso la pasión no se vuelve irracional desde una perspectiva lógica. ¿Qué tienen que ver los estados anímicos en la política?; ¿Qué tiene que ver la pasión? 


ckarmona@yahoo.com.mx