AGORA

México: jugar en equipo

Quienes disfrutamos de los partidos del mundial tenemos que reconocer en dos figuras la esperanza de poder avanzar a los octavos de final. El Orgullo lagunero en la figura de Peralta, (que por cierto, el ejido que lo vio  nacer tiene 4300 habitantes aproximadamente y no 3700 como señalé en las redes sociales) y con Guillermo Ochoa,  que nos libró de varios goles de manera heroica como la defendida Veracruz. Estos resultados nos renuevan   el ánimo a quienes disfrutamos ver jugar a México, amén del fenómeno sociológico que implica que un País casi se paralice por un juego de la selección mexicana e irrite a otros acusándonos de que nos gusta el opio, o al menos, hacernos pasar por enajenados.Muchos estrategas políticos sostienen que lo importante no es ganar, si no hacer perder al otro, y eso sin duda  sucedió el pasado martes cuando la selección nacional se enfrentó ante Brasil, pues el empate a todas luces es un deslucimiento a la escuadra anfitriona que esperaba ganar a pesar del “respeto” que según tenían por nuestra selección, después del juego, sin duda probada.El mejor trabajo en equipo se demuestra  en la cancha, un resultado magistral que es el resultado de un trabajo simbiótico, pero para otros, un esoterismo del   Dios  Tlaloc contra un desganado sincretismo de los espíritus afrobrasileños. No obstante, más allá de los por que del resultado, se demostró que “Ganar es mejor que empatar. Y empatar es mejor que perder”. Es impresionante ver el nacionalismo que impera y también lo patriotero que nos sale a muchos mexicanos por defecto y más,  con unos tequilas que se extrañan entre semana, pues después de la pausa, con la generosidad de nuestros jefes  hay que regresar a trabajar. Sin duda cuando estemos en octavos de final, disfrutaremos los goles con más tranquilidad y alegría.Ver las imágenes de los connacionales en Brasil   realmente nos contagia de un  ímpetu que muchas veces necesitamos para sacar proyectos y vencer adversidades cuando  de trabajar en equipo se trata. El pasado martes el  trabajo conjunto rindió frutos a nuestra selección, sería deseable que así sea con ese ejemplo de trabajo en grupo, que contagie a  instancias públicas, gobierno,  partidos políticos  y todos aquellos  que buscamos un mayor progreso y crecimiento del País, donde dividamos bien nuestro trabajo, y multipliquemos los frutos, porque como diría Zig Ziglar “Los individuos marcan goles, pero los equipos ganan partidos”.  


ckarmona@yahoo.com.mx