AGORA

¿Inteligentes, sin inteligencia II?

¿Entonces que estará pasando con la Inteligencia que el estado Mexicano debe poseer para hacerle frente  a quienes al margen de la ley,  actúan desafiando a las instituciones en una geografía tan diversa y accidentada como la mexicana?, ¿Cuánto hemos avanzado en temas de seguridad nacional o en políticas de migración.

En países donde se han destacado por mantener su inteligencia con rigurosidad  se padecen sus sistemas y controles. En Tel Aviv,   padecí  un interrogatorio por más de 45 minutos al entrar al país de los hijos de Abraham como si llevara peyote, sólo   porque en mi pasaporte  había sellos de dos países que para el estado Judío eran  preocupantes.

Para mí, una paranoia. Sin embargo  ellos tienen clara la  distinción entre turismo, migración y seguridad nacional.En ese sentido,  estoy convencido que países que ven vulnerados sus sistemas de seguridad, tienen en sus filas a los mejores hombres más allá de medir  y evaluar su  inteligencia, que per se, se hará con toda la disciplina para medir a los mejores. 

En México, los controles de confianza no bastan mientras los sistemas de reclutamiento para ingresar a los cuerpos de seguridad y de inteligencia se siga reduciendo a la medición de la inteligencia y no,  a la evaluación de la inteligencia, seguiremos siendo testigos de acciones irrisorias e inclusive absurdas  para perseguir al crimen y aplicar la justicia como aquellos de la PGR que  consultaban a videntes esotéricas para averiguar asesinatos con tintes políticos. 

Los hechos acontecidos en el estado de Jalisco debieron haber sacudido  las conciencias de quienes deben estar al frente de los sistemas de inteligencia, o al menos, demostró que la batalla contra la delincuencia organizada  no se va perdiendo,  pero tampoco ganando cuando diariamente se habla de ejecuciones, levantones y un sinfín de actos delictivos que siguen preocupando a quienes habitan en el estado de México, Nuevo León, Guerrero, Chihuahua y Jalisco, por mencionar a los 5 estados según el Instituto Mexicano para la Competitividad con más violencia.  

Estoy convencido que al frente de nuestras instituciones hay gente inteligente que no es necesario  determinar sus  niveles de CI cuyas mediciones, en opinión de algunos,  a lo largo del tiempo se han venido sofisticando y para otros, han significado filtros pocos confiables.

La profesionalización en los cuerpos de seguridad del estado Mexicano se han fortalecido. Sólo falta que los hombres inteligentes que están al frente de la inteligencia y de la seguridad nacional, utilicen y evalúen qué falta para que acontecimientos como los de Jalisco no se vuelvan a repetir, además, de recuperar la tranquilidad y paz que muchas entidades reclaman. 


ckarmona@yahoo.com.mx