AGORA

Durango y el cambio

Serias encuestas de intención de voto ubican el Senador con licencia José Rosas Aispuro con ventaja y no es para menos. El político de Canatlán,  formado en  las teorías elitistas que sostienen que el poder se concentra en pocas manos, sabe los cómo de incluir y excluir a quienes le pueden ayudar a operar una  campaña estratégica exitosa que le permita acceder al poder.

Ante eso, deberá estar aprovechando al máximo el descontento hacia el interior del tricolor, el cual, ha demostrado en elecciones pasadas un decremento en su votación para gobernador. Del 2004 al 2010 bajo -5.7,  donde mucho influyó la participación ciudadana que aumento  del 49.64 al 54.4 % en el mismo periodo.

Por tanto, existen todas las condiciones para que haya una alternancia en Durango, principalmente por el descontento que existe entre la ciudanía que aún sigue viendo el tema de la inseguridad y violencia con números rojos, un pobre crecimiento económico, mucho desempleo y no se diga corrupción.

En ese sentido, es factible que la Coalición del PAN-PRD supere los números de la elección pasada y por tanto logren llegar a la Gubernatura con  el voto indispensable de los Laguneros, donde la negociación y el acuerdo entre grupos que han sido desplazados por las “élites” centrales de la capital, serán los que dividirán la elección y aportaran los votos

Rosas Aispuro conoce el campo político electoral en Durango, el cual, es un huerto que no da más frutos (también las vacas sagradas dejaron de dar leche). El voto duro de los priistas  ha venido decreciendo y eso deberán capitalizar los panistas y perredistas, además, de aprovechar el bono de la participación ciudadana que irá aparejada al crecimiento de la lista nominal donde los jóvenes serán decisivos con el apoyo de las redes que poca relevancia tuvieron en la elección del 2010.

Los comicios están por comenzar en doce entidades del País.Deberán triunfar quienes presenten mejores alternativas y agendas de gobierno que se puedan traducir en verdaderas políticas públicas, y no, en promesas de campaña que los políticos nunca cumplen aunque certifiquen ante notario.

En Durango de lo que sí estoy convencido es que la mejor propuesta debe llevar encaminada una agenda que nos dignifique y que nos potencialice como un estado en Desarrollo y crecimiento en todas las regiones y no, un estado sin valor con olor a pueblo y corrupción por todos lados. En Durango, ese debe ser el verdadero cambio. 


ckarmona@yahoo.com.mx