AGORA

Bienvenido 2015

Sin duda alguna el primer día del año tiene una especie de magia para muchos que se traducen en inicio de ciclos, nuevos propósitos y sobre todo en una cadena de buenos deseos que la noche de ayer, bajo el influjo de las uvas pedimos a los astros, divinidades y cuanto ser cósmico pueda intervenir en la mala o buena suerte de aquello que no hemos podido conseguir por nuestro propio esfuerzo, el de terceros o con la intervención del Cristo Redentor.Así, todos buscaremos de manera natural el bienestar físico, económico y espiritual de manera individual, con esfuerzo y sin él, pues a nadie le resulta estando enfermo, pobre y depresivo sentirse bien, sin embargo los tres bienes anteriores a los que me he referido, tendrán que tener un trabajo previo,  pese a quienes todo esperan de la vida como si estuvieran en el paraíso celestial al lado de Adán y Eva, por tanto, olvídese de tener salud y prosperidad si no se cuida y trabaja por ello.  Le  deseo que  en este 2015,  tenga un balance integral en su vida, recordando que la única forma de alentar la transformación  sostenida será la práctica comprometida, duradera y cotidiana en aquellos propósitos en los cuales empezamos este día y en los cuales hemos de trabajar, de lo contrario, ni el Cristo Redentor, ni las uvas, ni cualquier inmaculado y buen deseo que Usted tenga se cumplirá si antes no está el trabajo ordenado e intenso por aquello que pretendemos.Ayer por ejemplo, llegué a la conclusión del porque es tan fácil subir de peso  y porque es tan difícil bajar, sencillo: lo primero tiene que ver con el placer, pues la dieta de la mayoría de los mexicanos, la dieta de la “t” tacos, tostadas, tamales, tlacoyos, totopos, tortas, etc., cuando  entran a nuestra boca  hay fiesta y fandango en nuestras papilas gustativas que provocan un orgasmo culinario en nuestro paladar. Contrario, hacer dieta no es placentero y menos satisfactorio cuando de poner un esfuerzo se trata como ir al nutriólogo, comer sano, hacer ejercicio, etc. En ese sentido, y valga el ejemplo anterior, bajar de peso y hacer ejercicio es en la mayoría de todos, o al menos en la mayoría de  mis conocidos, los  propósitos y metas que las uvas de ayer  alientan a empezar el año (siempre que haya de por medio un plan y un método),  de lo contrario, llegaremos al final del 2015 a culpar todo aquello que no se explique por sí mismo, porque somos a veces excelentes para culpar a los demás o hasta al mismo Presidente Peña Nieto que de todo tiene la culpa, donde por cierto los Gobernadores en los Estados  han olvidado el pacto por Mèxico, pero esa, esa es otra historia que en el 2015 les cobrará factura, pues como diría un amigo politólogo para la sucesión del 2018, esto apenas empieza. Por último  estimado lector, deseo y aspiro a que sus propósitos para este 2015,  más allá del esoterismo, de mi fe, y de calzones amarillos y rojos tenga un excelente año con base en trabajo, esfuerzo y constancia, que difícilmente la salud y la prosperidad se consiguen sin estas sencillas palabras. Bienvenido 2015, le deseo éxito que la suerte es para los que compran melate, y si Usted compra melate, pues Éxito y Suerte para este 2015. 


ckarmona@yahoo.com.mx Twitter: cuauhtecarmona