DE BUENA FUENTE

¿Qué sigue?...¿qué le pidan disculpas a Óscar Pérez Inguanzo?

Carpetazo señores. Probablemente un “usted disculpe” le vayan a decir al ex alcalde de Tampico en los próximos días, por haber puesto en duda sus manejos al frente del gobierno municipal en el trienio 2008-2010.

El Supremo Tribunal de Justicia en Tamaulipas, borró de un plumazo todo rastro de acusación que quedaba sobre Óscar Pérez Inguanzo.

Confirmó lo que ya un juez de primera instancia había resuelto hace un año,  que “OPI es inocente”.

Libró acusaciones por uso indebido de facultades y atribuciones, ejercicio indebido de funciones públicas, falsificación de documentos, y un daño patrimonial por casi 50 millones de pesos.

¿Y la deuda por la renta de casi 3 mil 600 lámparas contratada en su administración, que todavía se arrastra?

Se cerró el expediente. Ya no hay cargos, ni lo persiguen autoridades.

Lo imborrable es la duda y la sospecha social, que sí lo van a perseguir a donde quiera que vaya.

¿Y desde cuándo estaba la resolución del Supremo Tribunal que apenas esta semana se dio a conocer?

¿Acaso desde antes de las elecciones?

Y los priistas callaron. Su dirigente estatal, Rafael González Benavides, dijo que Pérez Inguanzo no era tema.

La ex alcaldesa Magda Peraza, quien fuera uno de sus verdugos, no salió a decir nada.

Pero lo que más extraña, es el vacío que sobre el tema refleja el Auditor Superior del Estado, Miguel Salman Álvarez, pieza clave de las acusaciones fincadas contra el ex presidente municipal.

En marzo del año pasado, el contador Salman comentó que a OPI se le iba a exigir reparar el daño a las arcas de Tampico.

El órgano fiscalizador empujaría lo que llaman un procedimiento de reclamación resarcitoria del daño patrimonial. Todo dependía de la sentencia judicial.

El fallo condenatorio no llegó. Lo que llegó, en junio de 2014, fue la absolución, sujeta a ser revisada por otra  instancia judicial.

Y ahora tenemos la confirmación de esa absolución, misma que ya se veía venir, porque no se aportaron elementos de prueba para sustentar la acción penal.

Trabajo que le correspondía al Ministerio Público Adscrito. La pregunta es ¿por qué la omisión? ¿acaso solo se apostó a ganar este caso en la cancha mediática y no en los tribunales?

¿Y entonces don Óscar nada debe a los tampiqueños ya? ¿acaso los tampiqueños le debemos a él?

¿Y qué con las cuentas públicas que le fueron rechazadas en el Congreso local?

Tan solo en el cuarto trimestre de 2010, le hicieron 135 observaciones por 275.8 millones de pesos, mismas que no fueron solventadas.

Las partidas de ingresos y egresos “no estuvieron debidamente comprobadas”.

El manejo de recursos, actos, contratos y convenios, “no se ajustó a la legalidad, causando daños o perjuicios a la hacienda pública”.

¿El presidente del Congreso, Ramiro Ramos tendrá algo que opinar al respecto?

¿La oposición, si es que existe?