DE BUENA FUENTE

Un pedacito de México

La violencia, fue el tema del que no habló el presidente Enrique Peña Nieto en su visita a Altamira el pasado martes. Más que las selfies, se le hubiera agradecido que trajera consigo, el anuncio de que, al precio que fuera, regresaban los militares al sur de Tamaulipas.

Y es que, mientras el estado regatea el costo que representa su retorno, la inseguridad está incontenible. La abordó en enero en Reynosa, pero acá también lastima y se padece.

 De lo que sí habló el mandatario fue de desarrollo económico y presumió mejores resultados que sus antecesores.

Y es que según dijo, a pesar de los pesares, México crece, como no ocurrió en gobiernos anteriores.

Léase en las administraciones panistas de Vicente Fox Quezada y Felipe Calderón Hinojosa.

Mensaje que celebraron los priistas de Tamaulipas, un estado que en las tres últimas elecciones presidenciales, ha votado mayoritariamente por los candidatos de  Acción Nacional.

Los números del Presidente: Que el país creció 2.5% en 2015 y 6% en los primeros tres años del actual gobierno. 

Que la inversión extranjera directa fue de 100 mil millones de dólares en el mismo lapso, cifra que aseguró, es sin precedente.

Que se tiene la más baja inflación en la historia y está habiendo más empleo. Que son buenos signos y señales, a pesar de la desaceleración económica mundial.

Ojalá este panorama, traiga mejores condiciones para 195 mil 691 tamaulipecos, de la población ocupada, que viven con un salario mínimo de 73.04 pesos.

Peña Nieto vino a entregar 3 mil escrituras a familias tamaulipecas y anunció 20 mil más, de las que 18 mil serán para Altamira.

“Hoy podemos decir que un pedacito de México al fin es nuestro”, dijo Andrea Hernández, a nombre de los beneficiarios.

Tuvieron que pasar 47 años para tener esa certeza jurídica sobre su propiedad, comentó, la señora, al Presidente.

Ella es habitante de Altamira, esa ciudad de contrastes, de la que Rosario Robles dijo y dijo bien, ha crecido sobre el ejido.

Tierra industrial y de rezagos que ahora voltean a ver y cuyo puerto se moderniza con una inyección de 5 mil millones de dólares.  En poco más de tres meses, los tamaulipecos irán a las urnas para elegir gobernador, diputados locales y alcaldes.

Se habla de que será una elección más complicada para el Partido Revolucionario Institucional,  porque esta vez el PAN va con candidato en serio y lleva al menos ocho años tejiendo en busca de la alternancia.

Enrique Peña se comprometió a un pronto regreso, para recorrer, ahora sí, el hospital general Carlos Canseco, que no pudo estar listo para la visita presidencial, pese a que se inauguró a distancia desde el 5 de enero.