DE BUENA FUENTE

10 mil obreros no desfilaron en Tampico

Qué diferente hace un año, cuando once mil almas desfilaron en Tampico. Claro, eran otros tiempos, la ciudad estaba en relativa calma y había elecciones en puerta.

Sectores y organizaciones del PRI mostraban músculo. La entonces alcaldesa Magda Peraza, había invitado a la conmemoración obrera a los en ese momento candidatos del PRI a alcaldía y diputaciones, Gustavo Torres, Eduardo Hernández y Olga Sosa, así como al dirigente tricolor Alejandro Acevedo. 

También iban ahí el secretario de Desarrollo Social, Homero de la Garza, enlace territorial de gobierno y el delegado del PRI estatal, Antonio Martínez.

Las figuras del PRI recordaron junto con los trabajadores las conquistas obreras, pero a la vez se solidarizaban con ellos en sus demandas.En Tampico, este año la fecha no fue tema para el tricolor.

Ayer solo salieron a desfilar 200 miembros de la Nueva CROC, que aprovecharon para exigir agilidad a una demanda contra el ex dirigente del GUA e insistir en que quieren operar los tramos que perdió el gremio.                                 

En el Día del Trabajo, por las calles del puerto no marcharon miles de obreros, como sí lo hizo un buen número de personas hace algunas semanas por la paz.Lo que son las cosas, hace un año el primero de mayo políticos priistas se unieron a la marcha de la fuerza laboral.Y quienes tomaron la calle el mes pasado fueron políticos panistas al sumarse al clamor contra la inseguridad. 

“No hay condiciones para hacer desfile”, dijo ayer el líder de telefonistas, uno de los sindicatos que hizo mitin a puerta cerrada para evitar conmemorar al aire libre.Días atrás se anunció que los 42 sindicatos de la CTM no desfilarían porque les costaba medio millón de pesos y no tenían dinero.

Ante la imposibilidad de comprar gorras, camisas y refrescos para diez mil trabajadores, optaron por pasársela en blanco, lo que finalmente es también un reflejo de la situación que prevalece.

Hace un año el panorama era muy distinto, con obreros, figuras políticas y cerca de mil colonos simpatizantes del tricolor, el evento fue todo un escaparate y la inversión era lo de menos. Madero y Altamira se cuecen aparte. Según dato oficial, en la ciudad petrolera desfilaron 18 mil y en Altamira 3 mil.

TAMPICO Y ALTAMIRA

Se nota la diferencia de estilos. Mientras en Altamira se estuvo anunciando hace tiempo una sacudida en la estructura municipal y se pagó a una empresa para evaluar el desempeño de los funcionarios, fue en Tampico donde hubo sorpresas al reconfigurarse el gabinete de Gustavo Torres y sin tanto aviso.