DE BUENA FUENTE

¿Y los funcionarios?

Ni el tener como vecino al director de Ecología en Altamira, Andrés Hernández Castillo les ha servido a los habitantes del Fraccionamiento Villas Náutico para que las autoridades volteen a verlos y se resuelva la contaminación de la Laguna de Champayán.

Tampoco parece haber contribuido mucho a la causa que en ese sector residencial vive también el secretario de Servicios de Salud del ayuntamiento, Manuel Ramos Azuara, quien además es presidente del comité de vigilancia.

Teniendo tan cerca al alcalde Armando López, ya era para que lo hubieran convencido de que les echara la mano.

Pero los habitantes de Villas Náutico siguen solos en su lucha.

La semana pasada, un grupo de residentes integrado por Gustavo Gutiérrez, David Garcés, Tomás Reyes, Guillermo Adame, Miguel Trejo y Luis Carlos Villalobos, representantes de diversas manzanas, lanzaron un llamado de auxilio.

Fue así como Milenio Tamaulipas se trasladó al lugar y constató la problemática que padecen luego de que Geo se declaró en quiebra y abandonó la planta de tratamiento de aguas residuales que operaría en tanto conectaban el fraccionamiento a la red general de drenaje.

Los residentes solo piden que la autoridad los apoye para operar dicha planta tratadora mientras se les enlaza al drenaje.

Debido a la falta de saneamiento, la Laguna de Champayán estaría recibiendo directamente alrededor de 20 mil metros cúbicos mensuales de aguas negras de los fraccionamientos Villa Náutico, Sotavento y Punta Laguna.

La contaminación  es evidente, por ello Milenio buscó a autoridades municipales, Comapa, Conagua, Semarnat, Profepa y Coepris.

Tras tocarse la puerta de Coepris estatal, ésta canalizó la petición a Coepris Altamira, misma que a procedió a hacer -apenas- una inspección cuando el problema lleva años.

En un correo electrónico enviado por el comité de vigilancia del Villas Náutico a los residentes del fraccionamiento, se afirma que Coepris Altamira actuó en respuesta a la  denuncia de dicho comité.

Lo cierto es que Coepris acudió al lugar, por la información que pidió este diario a Coepris estatal y no por intervención del comité de vigilancia y mucho menos por una denuncia anónima.

En todo caso quienes hicieron la denuncia, fueron las personas cuyos nombres se citan líneas arriba.

Invitada por Coepris, solo así se movilizó la dirección del medio ambiente y en un informe indica que se echo cal para sanear el lugar y evitar focos de infección.

A ver si sirve de algo la cal, mientras Profepa aparece y la Semarnat, Conagua, Comapa y municipio se deciden a apoyar en busca de soluciones.