DE BUENA FUENTE

El fideicomiso que no fue...

El revire dejó sin argumentos a quienes se oponían a subir el Impuesto sobre Nómina (ISN), del 2%, al 3%.

Se quedaron callados cuando Eugenio Hernández hipotecó por 30 años el ISN por una deuda de 6 mil millones, ¿por qué no dijeron nada entonces? Soltó Francisco García Cabeza de Vaca en la reunión con la iniciativa privada.

El encuentro del pasado martes queda registrado como un episodio penoso en la historia del CIESTH.

Y es que más que protestar por el incremento de un impuesto que afecta la inversión y el empleo en Tamaulipas, la inconformidad parecía más bien derivada de la negativa a que el Consejo de Instituciones Empresariales del Sur de Tamaulipas administrara en un fideicomiso el recurso extra que se obtendría producto del alza al ISN. Estaba en juego una bolsa de 880 millones de pesos.

El pasado 30 de noviembre, MILENIO Tamaulipas publicó una entrevista de Denis Sánchez al presidente del CIESTH, José Luis Sánchez Garza, quien declaró que habían solicitado subir el ISN para reducir el índice delictivo.

“El impuesto del 2% sobre nómina lo comprometió el ex gobernador Eugenio Hernández… no se puede ni tocar. Nosotros como empresarios quisimos hacer un fideicomiso, le pedimos al gobernador una parte de ese impuesto o aumentarlo al 3%... se sigue trabajando en la posibilidad de formar un fideicomiso para atender una serie de necesidades, como es la seguridad”, señaló.

La eliminación del ISN ha sido una propuesta del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) a los estados, con miras a apoyar la inversión privada, frente a los recortes presupuestales. Pero en Tamaulipas, esto no será posible, luego de que Eugenio hipotecó el gravamen, dejando a la entidad sin su principal fuente de ingresos propios.

En noviembre, el presidente de Canaco Tampico, José Luis del Ángel, también veía la conveniencia de elevar el ISN, incluso, para emplearse también en infraestructura carretera. “Nosotros habíamos pedido que se subiera al 3%, porque en la mayoría de los estados se cobra al 3%, y que se destinara a lo que más haga falta”, expresó.

Pero el 9 de diciembre, luego de conocerse que la Ley de Ingresos del 2017 traía, efectivamente, un ISN del 3%, CIESTH y Canaco protestaron.

Sánchez Garza se quejó de que el gobierno estatal rompió un acuerdo de que los empresarios administrarían los fondos adicionales del ISN. Entonces, se opuso al aumento y dijo que éste castiga el empleo y desanima la inversión. Afecta, agregó, 10 mil empresas y más de 250 mil empleos. Hasta anunció amparos.

El martes, el presidente del CIESTH terminó doblando las manos. “No, no nos gusta el impuesto, pero tenemos que digerirlo, tenemos que aceptarlo”. Lamentable episodio.