DE BUENA FUENTE

Que diputados no deben hacer proselitismo

Quien recientemente sufrió un revés del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF o Trife) fue el presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso local, Ramiro Ramos.

Y es que la Sala Superior echó abajo una sentencia donde la Sala Regional Especializada había declarado inexistentes las infracciones atribuidas al diputado, por hacer proselitismo en día hábil durante la campaña de María Esther Camargo de Luebbert, entonces candidata a la diputación federal

Tras apelar en segunda instancia, la dirigencia estatal del PRD  logró que el Trife le diera la razón, al determinar que Ramos Salinas realizó actos de proselitismo al recorrer colonias de Reynosa, para dialogar con los ciudadanos sobre las propuestas de la candidata priista.

La Sala Regional había dictaminado que el material probatorio resultaba insuficiente para acreditar la asistencia del servidor público y por tanto no existía la infracción que se alegaba.

El presidente del partido del sol azteca, Alberto Sánchez Neri, expuso como primer agravio, que hubo una indebida valoración del material probatorio.

“Lo que llevó a la Sala Regional a la conclusión errónea de que no se vulneró disposición electoral alguna”.

La Sala Superior respondió:

El primer agravio es fundado y suficiente para revocar por lo siguiente:

1.- La Sala Regional tuvo por acreditada la realización de actos proselitistas por parte del denunciado, cuestión que no está controvertida (se tiene como un hecho cierto).

2.- Ramiro Ramos es el presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso de Tamaulipas.

3.- El segundo periodo ordinario de sesiones del Congreso es del 15 de enero al 30 de junio, por lo que, el Congreso se encontraba en periodo ordinario.

4.- En ese momento debía estar llevando a cabo actividades propias de su labor como legislador y no así actos proselitistas.

5.- Ello independientemente del horario de los actos proselitistas, pues como se sostuvo en el SUP-REP-379/2015, cuando se establecen en la legislación obligaciones de hacer o no hacer, las cuales deben cumplirse por los servidores públicos durante los días hábiles de todo el periodo en que ejerzan el cargo, se encuentren o no durante su jornada laboral, deben de abstenerse de realizar actos proselitistas.

Por ello, la Sala Superior revocó el resolutivo de la Sala Regional y le pidió determinar “lo que en derecho corresponda respecto de la infracción acreditada en el estudio de esta sentencia”.

Continuaremos comentando del tema la próxima semana.