DE BUENA FUENTE

¿Por qué el castigo a la zona?

La visita del director de la Conagua Roberto Ramírez de la Parra al sur de Tamaulipas, volvió a poner el dedo sobre la llaga.

No se ha resuelto el alza de las tarifas de agua industrial. Y eso que del tema depende la competitividad de la zona.

Y eso que se presume que Altamira atrae el interés de tres de cada cinco inversionistas extranjeros… mal haría si no, dada su vocación industrial, su ubicación geográfica privilegiada, el puerto, y otras ventajas competitivas que le dan ese potencial para producir, importar y exportar.

Pero no se ha hecho la tarea en el tema de las tarifas de agua. Sin duda, nuestra visión de competitividad se fortalecería si también se atendieran áreas de oportunidad como ésta.

El sur del estado es el que más inversión privada genera. Sin embargo, las tarifas que paga la industria de Altamira, hoy en día son de las más costosas del país.

Es necesario enfrentar el tema y además sería conveniente poner en comodato lotes para generar un valor agregado, en momentos en que presupuestalmente hablando se requieren acciones y estrategias que realmente podrían definir la intención de invertir en la zona.

Hay que entrarle al compromiso de solucionar el problema que se está presentando con el vital insumo.

Incluso, dicen los que saben que lo caro del agua ya ha ahuyentado a más de uno, pero es información que se mantiene bajo reserva por su naturaleza.

Por ello era lógico preguntarle ayer al mero mero de la Conagua, pero en un afán de deslinde, dijo que no es en su ventanilla, sino en  la de los diputados federales que aprueban la ley de ingresos.

Respuesta que no se acepta, porque todos sabemos cómo se manejan este tipo de procedimientos.

La federación no ha tenido voluntad de ajustar cobros y los industriales no han sido lo suficientemente apoyados ni por los diferentes órdenes de gobierno, ni por los legisladores.

El pasado 21 de enero, luego de haber tocado la puerta de Conagua y la Secretaría de Hacienda, por separado y sin éxito, industriales de la zona y el diputado federal Germán Pacheco, asistieron  a una reunión en Palacio Nacional con funcionarios de nivel y capacidad de decisión.

Por parte de la Subsecretaría de Ingresos estuvieron Eduardo Camero, titular de la Unidad de Política de Ingresos No Tributarios, Luis Arturo Castañeda, titular de la Unidad de Legislación Tributaria y Karime Orozco, Coordinadora General de Revisión y Liquidación Fiscal de la Conagua.

Acudieron Gerardo Sors, director del Parque “Altamira Servicios de Infraestructura”, Salvador Salazar, gerente de AISTAC, Jorge Hernández, gerente de una empresa consultora de Conagua, Juan  Perea, asesor legal de Alfa, Alejandro Llovera y Miguel Benedeto, presidente y director de ANIQ, Cristóbal Rosales, subsecretario de Finanzas de Tamaulipas.

Encuentro del que hasta ahora, no se ha visto claro.

Pero lo más lamentable, sin duda, es que entre Conagua y los diputados se avienten la pelota, cuando no es más que un asunto que se resuelve con un poco de voluntad política, una buena dosis de gestión, mucho apoyo al sector afectado y una desmedida defensa de los intereses de esta zona que tanto aporta al estado.