DE BUENA FUENTE

Tenemos que ser buenos vecinos y grandes aliados

Sobre la columna titulada ¿Separar el sur de Tamaulipas del Norte de Veracruz? me escribieron:

“En su artículo le llama usted feamente a nuestros vecinos del norte de Veracruz vecinos incómodos, es lamentable porque es un término despectivo.

Sé que ninguna autoridad u organismo no gubernamental lleva la estadística de cuánto gastan los veracruzanos en tiendas y centros comerciales de Tampico y Ciudad Madero y mucho menos cuántos laboran aquí.

No me vaya a tomar a mal pero los quesos molidos y asadero que seguramente usted consume son elaborados por esos vecinos incómodos, por mujeres trabajadoras y emprendedoras. Ciudad Victoria y  Ciudad Mante no tienen la dinámica económica de nuestra zona, porque no tienen de vecino al estado de Veracruz y agregaría a los potosinos”.

Omito su nombre, así lo pidió, pero definitivamente tiene toda la razón. Una servidora no considera a Pánuco y Pueblo Viejo vecinos incómodos de Tampico, Madero y Altamira; sin embargo, usé la  expresión en alusión a que desde el sur de Tamaulipas hay quienes ven la vecindad como un obstáculo para poder acceder a recursos federales del Fondo Metropolitano, con lo cual no estoy de acuerdo.

Soy orgullosamente Panuquense. Formo parte de esa masa de veracruzanos que contribuyen a mover la economía del sur de Tamaulipas, que aportamos nuestro trabajo y esfuerzo en una ciudad que nos da la oportunidad de desarrollarnos profesionalmente y nos brinda sustento.

Región descuidada y desprotegida, el norte de Veracruz continúa en el abandono histórico. El olvido en que ha vivido no lo merece ningún pueblo. Lastima ver a Pánuco sin agua, con semejante río desembocando en la ciudad.

Ver que otros quieren sacar provecho del afluente, mientras a los panuquenses se les priva del recurso vital por falta de infraestructura para garantizar el abasto, es indignante.

La Zona Metropolitana (Tampico, Madero, Altamira, Pánuco y Pueblo Viejo) está declarada como tal, por decreto. Es una sola región.

Se nos dijo que, ahora sí, los gobernadores harían equipo. Son del mismo partido y ambos echaron al PRI de sus estados. El tamaulipeco dijo que sería un buen vecino y un gran aliado. Habría policía interestatal y C4 regional, para cerrar el paso a la delincuencia que saca ventaja de nuestras fronteras. Por cierto, se acaba de cometer un asalto en la caseta del Libramiento Poniente. El Fondo Metropolitano puede servir para blindar la colindancia.

Un buen equipo de trabajo

Adolfo Cabal Ruiz, gerente general de la Comapa de Tampico, Daniel Vargas Malagón, gerente técnico y Fernando Alzaga, comisario, son servidores públicos serios y comprometidos con la misión que les fue encomendada por el gobernador Francisco García Cabeza de Vaca al frente del organismo potabilizador.