DE BUENA FUENTE

El acuario y la TUM

Después de que Madero dio a conocer que había borrado de su Plan Municipal de Desarrollo (PMD) el acuario y de la terminal de usos múltiples (TUM), no se entendió la necesidad de enviar tal mensaje de desaliento.

Y es que, de entrada, dio una lectura de conformismo, de resignación, de que no hay manera de aterrizar este plan largamente acariciado.

Si ni la autoridad de primera instancia, como es el municipio está segura de los proyectos en el tintero dentro de su territorio, diga usted si esto no ahuyenta la inversión.

Si alguna fuerza empresarial se había interesado en entrarle al negocio, ¿qué puede pensar de algo que es incierto? Optará por no perder el tiempo. Ni siquiera tendría la seguridad de obtener incentivos en permisos e impuestos como mecanismos para facilitar su inversión.

No se puede respaldar algo que se tachó.

¿Qué necesidad había de sepultar el proyecto de esa manera?

El alcalde Mario Neri reviró, pero el daño estaba hecho. El descarte del acuario y de la terminal de usos múltiples, no fue una señal positiva, en momentos de recortes presupuestales que obligan a echar mano de estrategias integradoras y no de visiones de corto alcance.

Al saberse que se eliminaron los dos proyectos del Plan Municipal de Desarrollo, las críticas de propios y extraños no se hicieron esperar.

Hay que recordar que desde el gobierno del estado y el gobierno municipal se llevaban años apostándole a estos proyectos.

Para algunos, el haber sacado al acuario y a la TUM del PMD fue una ridiculez, pues cuestionan porqué entonces los consideraron en su momento. No olvidemos que ha sido bandera política de los últimos años.

Les parece muy poco profesional que, entonces, se hayan “colgado” de los mismos sin soporte alguno o estudio de factibilidad elaborado.

¿En qué bases técnicas se fundamentaron los últimos trienios para considerarlos e ingresarlos al pomposamente llamado Plan Municipal de Desarrollo?

¡Hasta se presumió en los informes de gobierno!

El acuario es una infraestructura a la que le apostaron mucho, sin tener en el papel nada que la sustentara.

Y dicen los que saben, que la terminal de usos múltiples es un proyecto que nació muerto, porque desde antes de la crisis financiera, el mini puerto no era viable por aspectos técnicos.